John Deacon, ese gran bajista

John Deacon

Como músico, John Deacon tiene nuestro máximo respeto y admiración.

Nos gusta mucho repasar, de vez en cuando, la discografía de Queen. Y hoy es uno de esos días. Revisamos sus discos oficiales, diversos bootlegs, recordamos algunos conciertos en directo, releemos algún capítulo de esos libros tan especiales… y ahora es el turno de John Deacon.

Ya sabéis que en los grupos es sano que sus componentes tengan una personalidad variada. En nuestra opinión, esta condición estimula la composición musical y puede acentuar el estilo del grupo. Y Queen no era una excepción.

John Deacon era el músico callado, aparentemente tímido, que dotaba al grupo de una estabilidad enorme, tanto en lo musical como en diversos aspectos más humanos. Era como un contrapunto hacia la manera de ver la vida que tenían Freddie Mercury o Roger Taylor, pero muy complementario a ellos.

Si tienes la oportunidad de escuchar los discos “Innuendo” o “A Day At The Races”, serás consciente de su capacidad artística. Su bajo está muy presente y las escalas son muy frecuentes. Por otra parte, John Deacon te puede sorprender con diversos estilos: compruébalo con temas como “You’re My Best Friend”, “Who Needs You”, “I Want To Break Free”, “In Only Seven Days”… composiciones musicales que llevan su sello.

Himnos

Uno de los mayores logros que puede conseguir un bajista es que sea recordado por sus riffs, por la presencia constante de su instrumento en alguna canción que sea infinitamente conocida. Por supuesto, John Deacon aporta a la historia de la música, entre otros momentos, los espectaculares comienzos de “Under Pressure” o “Another One Bites The Dust”. Himnos generacionales que llevan impresa la marca de John Deacon.

Los que formamos parte de grupos musicales agradecemos tanto las personalidades más atrevidas (sobre todo, de cara a dar espectáculo en las actuaciones en directo) como las más calladas, las que están en un aparente segundo plano pero que son totalmente necesarias.

“One Year Of Love” fue una canción compuesta por John Deacon. ¡Qué maravilla! De eso se trata: sin quererlo, ser imprescindible. Sin desearlo, ser un gran compositor. De sin buscarlo, ser John Deacon.

Feliz domingo.

Artículo por Àngel Asensi & Miquel Asensi. Periodistas. Autores de los libros: “Queen: en el regazo de los dioses”“Queen: el milagro de Freddie Mercury” y “Queen: no me detengas ahora”.

Libro Asensi Libros Queen

Compra desde aquí.

COMPARTE

Comentarios