Dios salve a Brian May

brian may queen bohemian rhapsody

En junio se habló mucho y se polemizó acerca de una publicación de la revista británica Total Guitar en la que, como resultado de una encuesta, Brian May fue elegido como el mejor guitarrista de rock de todos los tiempos.

Elizabeth Queen.- Esto ha dado lugar a interminables debates acerca de la seriedad del sondeo y los parámetros que se utilizaron para llegar a esa conclusión, como así también al regocijo de los fans de Queen; ahora no sólo tenemos al mejor cantante de la historia, sino también al mejor guitarrista. ¡Al fin el mundo está de acuerdo con nosotros!

Que si Hendrix, que si Page, que si Van Halen, que si Clapton, que si Iommi… Y allí es donde, más allá de regocijos o decepciones, nos damos cuenta de que las elecciones humanas siempre son subjetivas. Pero podemos tratar de analizarlas con herramientas cercanas a la objetividad. La finalidad de este artículo es, entonces, intentar explicar por qué Brian May es “el mejor guitarrista del rock” o por qué, al menos, los lectores de la revista pudieron haberlo votado.

En primer lugar, muchas personas han descubierto recientemente que el Doctor Brian May no sólo es un gran músico, sino que también puede presumir de otras habilidades. Como haber construido su propio instrumento, tocar la Red Special con una moneda. Ser astrofísico, productor, rector honorífico de una universidad, director de una empresa especializada en contenidos 3D, activista por los derechos de los animales y algún etcétera que me estaré olvidando. Eso, sin mencionar el efecto “arrastre” que aún provoca el superlativo éxito de Bohemian Rhapsody (película) que ha abierto el mundo Queen a un público ávido por conocer a esas megabandas que hoy en día parecen no existir o estar en peligro de extinción.

brian may

Como guitarrista

Él mismo asume que quizá no sea el más virtuoso. Siempre ha dicho que Hendrix lo cambió todo y parecía venir de otro planeta y que Page forma parte de sus más fuertes influencias. Al mismo tiempo, declara que tanto reconocimiento puede deberse a que con su trabajo ha sabido cómo llegar al corazón de las personas. Tal vez, si comparamos a Brian como compositor con algunos de los otros héroes de la guitarra tan alabados como él (o más), su ventaja está en tener una amplia cosecha de éxitos vigentes amados tanto por su público como por el público ajeno, en cualquier parte del mundo. No siempre un talento descomunal va de la mano con una popularidad sostenida durante cinco décadas.

En relación con el aspecto anterior, y como opinión muy personal, creo que entre las grandes virtudes del Doc está en el hecho de que no es un guitarrista “invasivo” ni en las canciones del resto de los integrantes de Queen ni en las propias. Recordemos esa especie de eterna rivalidad en las bandas entre cantantes y guitarristas, que terminan separándose aun luego de haber sido socios creativos. Pues bien, Brian May marca su presencia en cada canción, sin aturdir y ha creado solos imbatibles tanto en sus canciones como en las de sus compañeros.

¿Quién imagina un solo más apropiado para Bohemian Rhapsody, Crazy Little Thing Called Love, It´s Late o These Are The Days Of Our Lives, por mencionar algunos ejemplos? Brian siempre ha tenido un exquisito sentido para agregar el toque justo a cada canción. A parte de contar con un criterio amplio, quizá por ser capaz de interpretar otros instrumentos y cantar.

Así como nuestro adorado guitarrista reconoce sus influencias, es necesario destacar que él también ha influido en músicos y bandas posteriores a Queen. Por ejemplo Metallica, Guns and Roses, Extreme, Foo Fighters… etc. La conexión que ha establecido con las generaciones más jóvenes ha sido una de las claves de su vigencia y de su maestría a la hora de “leer” el contexto.

Brian May con su Red Special
Brian May con su Red Special

¿Y en las actuaciones en directo?

Dentro de su vigencia, no podemos dejar de lado su sorprendente desempeño, a lo largo del tiempo, sobre los escenarios. En el estudio pueden hacerse grabaciones, regrabaciones, sobregrabaciones. En Queen, algunas guitarras fueron interpretadas por John, por ejemplo. ¿Y en las actuaciones en directo? Allí el señor May se las ha arreglado solito en la mayor parte de las presentaciones, si hablamos de las seis cuerdas. Una de las maravillas de Queen es su contundencia en vivo. Ni hablar, en los últimos años, de esa especie de ceremonia íntima que Brian mantiene con su público al interpretar Love of My Life. Ese momento mágico donde él, su guitarra de doce cuerdas, su voz, unas pocas luces y decenas de miles de personas hipnotizadas le rinden homenaje a Freddie y celebran el legado de la banda que gracias a él y a Roger sigue cosechando éxitos.

Que si Harrison, que si Richards, que si Vai, que si Santana, Knopfler, Blackmore o Townshend. Cada uno con sus análisis o sus gustos. Pero hay un aspecto que no podemos olvidar, y es que la encuesta la hizo una revista británica. Si se hiciera acá en mi país (Argentina), seguramente en nuestro top five estaría, por mencionar a uno solo, el gran Norberto “Pappo” Napolitano, lamentablemente ya fallecido. Es que también cada lugar del mundo tiene artistas que están muy ligados a su cultura y eso no es un dato menor. En 2002, para celebrar los cincuenta años de la Reina Elizabeth II en el trono, fue Brian May quien, con su Old Lady, interpretó el himno God Save The Queen en la terraza del Buckingham Palace. Y ese es un honor que no se le otorga a cualquiera.

Brian May está vivo

Como sea, tal vez ya es hora de que Brian, Roger y John comiencen a recibir tributos en vida. La extensa, vigente y exitosa trayectoria de Queen, sumada a una buena cosecha de trabajos “extra-Queen” del guitarrista y el baterista, ameritan que el mundo celebre su legado y les desee buena salud. ¡Gran susto nos ha dado el Doc hace unas semanas! Brian May está vivo y tiene proyectos. Es generoso con los músicos jóvenes y mantiene ardiendo la llama de los maestros fundadores del mejor sonido del mundo: el rock and roll. ¡Larga vida a Brian May!

Brian May Plutón

COMPARTE

Comentarios