Freddie Mercury: La historia del bigote más famoso de la industria

Freddie Mercury

Esta es la historia del bigote de Freddie Mercury, el más famoso de la industria musical.

Freddie Mercury. Con ese nombre, miles de recuerdos nos vienen a la cabeza. Desde su estilo diferenciado, hasta las diversas prendas de ropa que utilizaba… Así como las míticas canciones que sacó a la luz a lo largo de su vida. Ahora, si nos centramos en algo en particular, ¿cómo olvidarnos de ese increíble bigote?

Bien es cierto que el desaparecido líder de Queen no llevó desde siempre este bigote, pero sí en la época donde su popularidad estaba en su punto más álgido. Lo que pocos saben (e incluso recuerdan) es que este detalle tan característico de Freddie Mercury tiene una historia de lo más curiosa detrás, además de un significado de lo más personal.

A principios de los años 80, Freddie Mercury se había cortado su cabello largo y, además, también dejó de pintarse las uñas. Esta nueva imagen tan característica llegó con el octavo disco titulado ‘The Game’. Fue cuando introdujeron el sintetizador, dejando a un lado donde el rock estaba en el ADN de la banda.

Tanto en el vídeo de ‘Save Me’ como en la propia portada del álbum, la formación Queen se despedía de los años 70 con una imagen completamente renovada. El look de Freddie Mercury era tendencia y demostraba, una vez más, que no le importaban en absoluto las críticas. Es más, él mismo aseguró: “Cuando miro hacia atrás a todo ese esmalte de uñas negro, gasa y satén pienso, ‘Dios, ¿qué estaba haciendo?’”.

La opinión de los seguidores era dispar, ya que a unos les encantaba y a otros, en cambio, les provocaba rechazo. Se cuenta incluso que algunos fans llevaban cuchillas de afeitar desechables a los conciertos con el fin de arrojarlas al escenario.Durante la grabación de un concierto, el propio Freddie Mercury hizo una pregunta a los allí presentes: “¿Os gusta este bigote, chicas? ¿A algún chico le gusta el bigote?”.

Por si fuera poco, añadió: “Mucha gente lo odia. La verdad, no me importa una mierda. ¡Es mi bigote y lo voy a llevar!”. Sus compañeros de Queen jamás mostraron desagrado en este nuevo look de Freddie. Es más, Roger Taylor opinó al respecto: “Que un hombre se deje bigote no es gran cosa. Pero obviamente en su caso representaba la escena gay de la época. No nos molestó en absoluto”. Es evidente que Freddie Mercury siempre fue fiel a sí mismo, sin importar el qué dirán y por ese motivo seguimos recordándole.