Los últimos días de Freddie Mercury antes de ser diagnosticado de VIH

Freddie Mercury

En 1987, Freddie Mercury había encontrado el perfecto equilibrio entre el trabajo y su tiempo libre.

En la Navidad de 1986, Queen lanzó su álbum “Live Magic”, que incluía grabaciones de los shows en distintas localidades durante la gira Europea “Magic”.

Después de esto, los miembros de Queen se tomarían libre todo el año siguiente para descansar, meditar y centrarse en sus respectivas carreras en solitario.

A pesar de que Freddie Mercury pasaba por un mal momento tras la traición de Paul Prenter, parecía estar tranquilo, había hallado ese momento de paz interior para poder compaginar su trabajo con su vida privada.

Vida privada

En su día a día, Freddie no solía madrugar. Invitaba a su casa a amigos para tomar un brunch o, en otras ocasiones, salía a comer a algún restaurante del barrio. Le gustaba sentarse a charlar durante horas y descansaba un poco para posteriormente cenar en su casa o salir con su grupo de servidores para disfrutar de una velada. Al regreso, acostumbraba a trabajar en su estudio hasta altas horas.

De vez en cuando se acercaba por las oficinas de producción de Queen, en el barrio de Notting Hill, para asistir a alguna reunión de trabajo. En otras ocasiones visitaba tiendas de antigüedades u obras de arte oriental que iban a salir a subasta.

Mercury estaba siempre ocupado, raramente estresado y llevaba un estilo de vida agradable y cordial. Lamentablemente toda esta paz tendría fecha de caducidad, y esa fecha acechaba en el horizonte.

freddie mercury

Suscríbete a nuestras noticias de Queen

Publicidad