Las mentiras de Jim Hutton de cómo conoció a Freddie Mercury

Me sorprende mucho como Jim Hutton cuenta la manera de cómo él y Freddie Mercury se conocieron.

“Yo tenía treinta y cuatro años y él poco más. Estaba vestido informalmente con jeans y un chaleco blanco y, como yo, llevaba bigote. Era delgado y no el tipo de hombre que yo encontraba atractivo. Prefería los hombres más grandes y toscos.

  • Te invito a tomar una copa – dijo Freddie Mercury
  • No, gracias.

Después me preguntó qué estaba haciendo esa noche.

  • Fuera- le dije-. Sería mejor que se lo preguntaras a mi novio.”

En su relato, se puede notar el deseo de Jim de abandonar la sombra, de estar siempre detrás de Freddie y desea ser, por una vez, el protagonista de la historia. Además, quiere quedar mejor que el mismísimo Freddie Mercury. Ya me puedo imaginar la cara de placer de Jim Hutton cuando se inventó eso de que le dijo que ¡NO! a Freddie Mercury. Si, creo que lo inventó.

  • Fuera – le dije. Sería mejor que se lo preguntaras a mi novio.

¿Alguien le invita a tomar una copa y lo trata con tanto desprecio? ¿Acaso no es común que alguien quiera invitar a otra persona? Creo que Hutton trata de huir desesperadamente de esa imagen de “hombre interesado” creando la ilusión de rechazo y distancia.

En otra de sus declaraciones, confesó que no sabía que se trataba de una estrella de fama mundial. ¿Quién te cree Jim?  Si Freddie estaba en ese bar, todo el mundo estaría mirándole y queriendo hablar con él. Todo el mundo estaría hablando y murmurando sobre él. ¿En qué mundo vivía Hutton?

  • Te invito a tomar una copa
  • No, gracias

Mentira, Jim. Mentira. Yo creo que el que intentó invitar fuiste tú y Freddie te dijo que no.

Imaginemos la situación. Estás en un bar y de repente, entra Cristiano Ronaldo o Messi (por buscar a alguien muy famoso) ¿Quién se puede creer que Cristiano o Messi se pueda acercar a alguien y no ser reconocido o ser molestado para hacerse con él una foto o firmar autógrafos? La fama de Freddie era y sigue siendo inmensa. Es imposible que pasara inadvertido.

Yo pienso que Jim cuenta una historia inventada, donde Freddie parece poder moverse y actuar como un auténtico desconocido, como una persona normal. Además, Hutton cuenta que no lo conocía y, por lo visto, nadie en ese bar tampoco. Qué raro ¿No?

Es la historia de siempre. Mujer de veinticinco años se enamora de un hombre de setenta. Luego, casualmente, resulta que ese hombre era multimillonario. ¡Qué casualidad!

Jim quiere dejar claro que él se dio el lujo de rechazarlo, de ser borde con él. Se da el lujo de contar de que Freddie fue quien lo buscó a él y que, además, desconocía su fama, casi dando a entender de que, de alguna manera, no era tan famoso. ¿Qué quiere demostrar con eso? Que nunca estuvo con Freddie por su dinero o fama. Esto también lo dudo firmemente. Él mismo confesó que no encontraba a Freddie atractivo. Luego, cuando descubrió quién era y su fortuna… apareció la belleza de repente. ¿No? Ahora sí. Ahora era el hombre de su vida.

Por ello, creo que el verdadero amor de Freddie fue Mary Austin, porque estuvo desde el inicio. Mary Austin lo apoyó siempre. Ella estuvo con él sin saber que llegaría tan lejos. Su amor sí fue real y auténtico. Ahí no hay dudas. Freddie lo sabía. Los comienzos nunca son fáciles y ella siempre creyó en él. Por eso, Freddie en su herencia, dejó mucho más a su verdadero amor que a Jim Hutton. Más claro, imposible.

Suscríbete a nuestras noticias de Queen