La extraordinaria voz de Freddie Mercury, explicada por la ciencia

Freddie Mercury (Live Aid)

La voz de Freddie Mercury es sin duda una de las más reconocidas de todos los tiempos.

Freddie Mercury, el frontman de Queen, es recordado no sólo por sus trascendentales composiciones, también por su capacidad para cantar de una manera que nadie es capaz de imitar. Pero, ¿cómo conseguía Freddie alcanzar semejante rango vocal?

“Una fuerza de la naturaleza con la velocidad de un huracán”

Un estudio desarrollado por el Logopedics Phoniatrics Vocology, con integrantes austriacos, australianos y checos, llevó a cabo un amplio análisis centrado en la voz de Mercury. A raíz de escuchar con detenimiento pistas de este artista a capella y entrevistas, descubrieron algunos datos sorprendentes e interesantes sobre una voz la cual describieron como “una fuerza de la naturaleza con la velocidad de un huracán”.

Previo a esta investigación, existía una idea generalizada la cual afirmaba que la voz de Freddie supera las ocho octavas, pero este estudio no pudo determinarlo del todo. Contrario a la idea creída, Mercury era un barítono que cantaba como un tenor con un control excepcional de su voz.

A tal conclusión llegaron tras analizar seis entrevistas del cantante a partir de las cuales se determinar una media vocal de 117.3 Hz, un número casi inigualable. Es más, se sabe que rechazó cantar como barítono en un dueto operístico con Montserrat Caballé porque le preocupaba que sus fans, que solo le conocían como un cantante de rock, no reconocieran su voz en barítono.

En muchos sentidos, este interés académico que profundiza en la voz de Freddie se relaciona estrechamente con los rasgos de la personalidad escénica del cantante. Más concretamente, el estudio examinó la distorsión intencional que Mercury usó para producir los llamados sonidos de “gruñido”.

Con un cantante de rock que imita este tipo particular de canto, los autores filmaron su laringe con una cámara de alta velocidad a más de 4,000 frames por segundo, dándoles una explicación aproximada de lo que Mercury habría hecho fisiológicamente mientras cantaba estas notas ‘distorsionadas’. Los autores podían así reconstruir cómo Freddie Mercury, dentro de su personalidad extravagante y excéntrica sobre el escenario, llevó su sistema vocal a sus límites.

Notas subarmónicas

Lo que consiguieron encontrar fue un fenómeno físico llamado “subarmónico”, que es una técnica casi exclusiva de los intérpretes de música clásica donde no solo vibran las cuerdas vocales, sino también un par de estructuras de tejido llamadas cuerdas ventriculares.

El uso de esos subarmónicos ayudan a dar la impresión de que se está escuchando un sistema de producción de sonido llevado al límite. Y suena con una delicadeza impactante. Ese efecto, sumado a un vibrato rápido e irregular, posiblemente ayudó a Mercury a ser la leyenda que fue, explicó Christian Herbst, uno de los líderes de la investigación.

El lado más frágil de Mercury también se ajusta a su distintivo vibrato (una variación rápida y leve en el tono). La mayoría de los cantantes de pop / rock mantienen un vibrato regular, mientras que el suyo era más irregular e inusualmente rápido. Mientras el ser humano común tiene un rango de vibrato de 5.4 Hz a 6.9 Hz, el de Mercury era de 7.04 Hz. Es más, siendo el vibrato perfecto de valor cercano a 1; una escala lograda, por ejemplo, por el cantante de ópera Luciano Pavarotti; Mercury promediaba un número de 0,57. Su voz vibraba a un ritmo extraordinario y único.

Para constatar su genialidad vocal, es suficiente con escuchar una de las canciones más míticas de Queen, “Don’t Stop Me Now”, en la que Mercury luce su variedad de tonos inigualable.