Cinco claves para entender el fenómeno que logró Freddie Mercury

Freddie Mercury

El vocalista de Queen tenía una voz privilegiada, sin embargo, Freddie Mercury tenía otras cualidades que le hacen uno de los grandes artistas del siglo XX.

Freddie Mercury tendría hoy 72 años de edad y te presentamos aquí algunos aspectos de él para conocer más de su vida y su gran trayectoria.

El inmigrante que triunfó

Desde el nombre de Queen, su banda, y la transformación del suyo de Farrokh Bulsara a Freddie Mercury, se nota lo bien que se acopló este músico al Reino Unido, su nuevo país. No hay que olvidar que él y su familia representan a los miles de inmigrantes que desde hace décadas dejan sus lugares de origen a países del llamado primer mundo.

Los motivos son muchos, desde tener una mejor forma de vida hasta huir de la creciente violencia, como les pasó a los Bulsara (de origen persa), que migraron de Zanzíbar, Tanzania, a Londres y que en la figura de Freddie mostraron que su cambio de vida fue radical.

Las dos imágenes de Freddie

El boom de Queen estalló a mediados de los años 70, cuando el glam rock estaba en pleno y es así como el mundo conoció a un Freddie andrógino. Sus bodys de cuerpo completo y pecho descubierto, su melena larga, rostro afeitado y figura espigadísima fueron su imagen por excelencia de esa época.

Recién iniciados los años 80 su cambio fue radical: se veía a un Freddie más varonil, embarnecido, de pelo muy corto y un gran bigote que en sus últimos años empezó a dejar. Esta imagen ochentera se relacionó con la que se dejaba ver en lugares como San Francisco, con una subcultura abiertamente gay en la que los looks de hombres machos predominaban.

En ambos casos, el micrófono largo fue su mayor símbolo de identidad.

Símbolo para la comunidad gay

Esto es literal: Freddie Mercury fue discreto hasta el final de su vida. Lo sabemos bien, envió un comunicado de prensa diciendo que padecía SIDA un día antes de su muerte, sucedida el 24 de noviembre de 1991.

Así confirmaba los rumores de años acerca de si padecía y estaba contagiado con el virus y si era homosexual, hay que recordar que en esa época el VIH era directamente relacionado con las personas homosexuales.

Pues bien, incluso con esa reserva hacia su vida privada, el vocalista se convirtió en un símbolo de libertad sexual y bandera de la comunidad gay en el mundo.

Asumía riesgos

Con su voz y talento podía darse el lujo de hacer lo que quería. Bueno eso sólo sucedió hasta que se convirtió en una estrella mundial. Antes tuvo que luchar y arriesgarse con su música.

Así tuvo que hacer con la creación de Bohemian Rhapsody en 1975, cuya estructura musical y fragmento de ópera jamás se había hecho.

Ya con el estatus de súper estrella hizo un gran dueto con la soprano Montserrat Caballé, a quien admiró desde la primera vez que la vio en un función de ópera en 1983. Grabaron “Barcelona” en 1987, que fue todo un himno en los Juegos Olímpicos de 1992.

Freddie Mercury y Montserrat Caballé.
Freddie Mercury y Montserrat Caballé.

Originalidad pura

La formación artística que tuvo desde niño (su padre lo metió a clases de piano cuando un maestro le habló de su talento) aunado a su talento natural para las artes (estudió Diseño Gráfico) y su sensibilidad , fueron el caldo de cultivo perfecto para desarrollar a un artista en toda la extensión de la palabra. Su gusto por el arte era tal, que siguió componiendo hasta poco tiempo antes de morir.

En la música y en especial en el rock encontró el mayor cauce a su expresión y a su manera de romper esquemas, ya hablamos de “Bohemian Rhapshody” y de su dúo de ópera, pero también fue muy significativa su participación como bailarín de ballet porque le apasionaba la danza, y eso se notaba también en sus movimientos durante sus conciertos con Queen.

En 1979, Freddie actuó con el Royal Ballet para interpretar “Bohemian Rhapsody” y “Crazy Little Thing Called Love”. Mira el vídeo a continuación:

Deja el primer comentario

Deja un comentario


*