El “sangriento” pasado de Freddie Mercury como boxeador

Freddie Mercury pudo haber tenido un destino diferente si se hubiera dedicado a los deportes como el boxeo.

Cuando el joven Farrokh Bulsara -nombre real de Freddie Mercury- tenía 8 años, sus padres decidieron enviarlo a un internado en la India, donde se interesó por el boxeo. Según sus amigos de aquella época, era un gran luchador y aguerrido.

“Recuerdo un combate de boxeo en el que Freddie Mercury realmente estaba siendo vapuleado en el ring, y todos le decíamos que abandonara la pelea. Pero no. Freddie insistió en seguir luchando hasta el final, con sangre por toda la cara. Él podía ser muy tenaz”, afirmó Bruce Murray, ex compañero de Mercury en St. Peter’s School.

Hoy en día se pueden encontrar fotos de un joven Freddie Mercury, delgado y con su característica dentadura, en varios combates. Incluso, en la película ‘Bohemian Rhapsody’ hacen hincapié en lo buen deportista que era. Sin embargo, abandonó su carrera dentro del boxeo por su madre, Jer Bulsara, que consideraba ese deporte muy violento.

Tras abandonar el boxeo, Freddie Mercury se dedicó brevemente al tenis de mesa. En esa época fue cuando empezó a demostrar habilidad con la música y las artes escénicas. Camino que seguiría y terminaría por catapultarlo al estrellato en 1970 con Queen. Más allá del boxeo, Freddie llegó a practicar hockey y atletismo. Según aseguran las amistades que sobreviven hoy en día, era muy bueno y le hacían feliz.

“Era muy solitario. Más feliz cuando tocaba el piano, o en la escuela de arte. Pero también era un buen deportista. Competía en hockey, atletismo y boxeo”, confesó Victory Rana, compañera del fallecido cantante en la primaria.

freddie mercury queen boxeo
Freddie Mercury a la derecha de la imagen.