¡No paras nunca, Freddie, no paras!

bohemian rhapsody freddie mercury

El cantante, incluso con una pierna escayolada, seguía grabando en el estudio.

Àngel Asensi & Miquel Asensi.- Muchas son las personas que consideran a Freddie una persona muy trabajadora. Lo aseguran Brian, Roger, John, diversos técnicos, jefes de publicidad y el productor Mack, entre otros.

En 1979, el grupo ya estaba inmerso en las grabaciones de las canciones del fantástico “The Game”Pero Freddie sufrió una lesión y estuvo seis meses con una de sus piernas escayolada. Algunas fuentes de información -no contrastadas- aseguraban que esa rotura se había producido durante una pelea en un pub en Múnich. Pero Mack, el encargado del sonido Queen durante esos momentos, confirmó que se lo hizo en un pub de forma fortuita, sin peleas ni discusiones de por medio.

El parte médico era claro: seis meses de reposo. Pero Freddie nunca paraba. Afirmaba que necesitaba estar ocupado, que no iba a estar de reposo absoluto. Por tanto, el mismo Mack era el encargado de recogerlo de su apartamento cada día y llevarlo al estudio de grabación.

Una pierna escayolada es un impedimento para los artistas: recordemos que no es lo mismo cantar de pie que sentado, el rendimiento y la posterior calidad pueden ser notables (puede afectar a la respiración y a la modulación de la voz, por ejemplo). Pero, además, hay que tener en cuenta que Freddie también tocaba el piano. Y ahí es donde venía el problema. Mercury no podía pisar los pedales del teclado para poder ejercitar sus composiciones de una manera notable (los pedales, por ejemplo, pueden alargar las notas musicales).

Freddie ha sido uno de los grandes pianistas del rock durante los últimos 40 años. Su capacidad compositiva, interpretativa y de ejecución están fuera de toda duda. Y claro, una lesión como estas puede ser un gran obstáculo. Pero no hubo parones. No se produjeron aplazamientos. La escayola de la pierna no fue problema para el grupo y Queen cumplió con los planes previstos (suponemos que Freddie grabaría las diversas capas de teclado y piano en diversas sesiones, dependiendo de su mejoría y posterior coordinación).

“The Game” nos parece un disco excelente. Pero ahora, quizá lo escuches y disfrutes de una manera diferente. Cambia la imagen que tienes de Freddie cantando, haciendo soñar a miles de personas en el escenario… por otra más relajada. La de un pianista, que con la pierna escayolada sobre un taburete, sonríe en cada nota ejecutada.

The Game

Artículo por Àngel Asensi & Miquel Asensi. Periodistas. Autores de los libros: “Queen: en el regazo de los dioses”“Queen: el milagro de Freddie Mercury” y “Queen: no me detengas ahora”.

Libro Asensi Libros Queen

Compra desde aquí:

COMPARTE

Comentarios