«No me provocaron una gran impresión»

¿Quién comentó esto después de una actuación de Queen?



26 FEBRERO 2017 ÀNGEL ASENSI Y MIQUEL ASENSI

Normalmente, las primeras impresiones suelen ser apresuradas, pero también nítidas. Esto no quiere decir que sean las definitivas, pero sí que es verdad que esos primeros instantes nos marcan, aunque, evidentemente, el trato, la experiencia y muchísimos otros factores son los que configuran lo que pensamos de algo o de alguien.

El día 16 de octubre de 1970, un grupo llamado Queen actuaba en el College of Estate Management de Kensington. Una formación en la que destacaba Freddie Mercury, Roger Taylor y Brian May. El puesto de bajista no era definitivo, no había una persona que les convenciese.

Llegó la hora del concierto y entre el público se encontraba un joven músico, que en 1969 había decido ir a la capital del Reino Unido, Londres, para seguir con sus estudios superiores y que, justamente un año después, a parte de llevar maletas, archivadores y libros, también decidió colar un amplificador y un bajo entre su equipaje.

 

«Iban vestidos de negro y las luces estaban muy bajas, así que lo único que podía distinguir eran cuatro sombras»


Ese joven era –y sigue siendo– John Deacon. Presenció la descarga de Queen y comentó: «Iban vestidos de negro y las luces estaban muy bajas, así que lo único que podía distinguir eran cuatro sombras». Pero lo más sorprendente fue lo siguiente: «No me provocaron una gran impresión».

Unas declaraciones recogidas en la página web del club de fans de Queenworld.com que nunca supusieron ninguna polémica pública. Simplemente era el resultado de una primera impresión que cambió simplemente unos meses después, en enero de 1971, cuando el bajista habló con Roger Taylor y Brian May. Se dieron la mano, Freddie Mercury también aceptó y el resto de la historia ya la sabéis.

Por tanto, si no os importa, os damos un consejo. Por favor, sed cautos en los primeros instantes. Lo que en un principio pueden ser sombras, luces bajas y notas musicales que no nos provocan ninguna gran impresión, puede acabar convirtiéndose en espectáculos sónicos desde plataformas mundiales como Wembley, Montreal, París o Japón.





MÁS ARTÍCULOS EN AQUEENOFMAGIC.COM

Freddie, ¿tienes una moneda? Esto pasaba en los comienzos de Queen.

La inspiración se convirtió en «Killer Queen» Fue el primer éxito masivo de Queen.

Brian, Roger, ¿queréis colaborar? El mundo del rock se unió para ayudar a Armenia.

Paga menos en la factura de la luz