La canción del profeta bien vale una cena

"The Prophet's Song" es una excelente canción que aún sigue sorprendiendo.



2 ABRIL 2017 ÀNGEL ASENSI Y MIQUEL ASENSI

Hace un par de semanas, cuatro amigos tuvimos la suerte de juntarnos para cenar en la casa de uno de nosotros. Los comensales éramos Enric, Josep y los dos hermanos y autores de este texto. Cada uno aportaba algún producto para compartir en esta cita y nosotros, aparte de los entrantes, también llevamos un ejemplar del disco “A Night At The Opera”, en formato CD.

Celebrar una cena entre semana tiene una ventaja y un inconveniente: por una parte, no se puede alargar demasiado esta reunión (era un miércoles y al día siguiente hay que madrugar para dedicarse cada uno a sus ocupaciones), pero por otra parte, también se traduce en un ambiente más relajado y por este motivo, nacen buenas conversaciones.

Enric es un apasionado del rock más clásico. Para él, grupos como Rainbow, Black Sabbath, Judas Priest, Iron Maiden o Metallica son su vida, su banda sonora que ya se acerca a los 55 años. Josep es una persona cultivada, de ciencias. Además, en esta ocasión, era el anfitrión y en su casa puedes leer libros sobre matemáticas o física de principios del S.XX o disfrutar de una maravillosa colección de música clásica a la que no le falta ninguno de sus volúmenes. También es amante del buen pop.

Cuando la cena llegaba a su fin, decidimos poner en el equipo de música el CD de “A Night At The Opera”. Pero, en esta ocasión, con todas las luces apagadas, para una mejor concentración. Y solamente escuchamos la canción “The Prophet's Song” (“La canción del profeta”). A nuestro entender, una auténtica joya, una revolución para la época y que aún sigue sorprendiendo.

Tras un inicio, caracterizado por una más que interesante guitarra de Brian May así como unos poderosos coros donde la presencia de Roger Taylor se agudiza por momentos, llega la parte central, la que más llama la atención. El excesivo y necesario uso del delay en la voz a capela de Freddie Mercury supone un momento épico, carismático, esencial para intentar entender la fantástica unión entre los cuatro músicos y su productor, Roy Thomas Baker.

Finalizado este tramo de canción, Queen reprenden su parte instrumental con un sonido y contundencia que recuerda a Led Zeppelin para finalizar con unos acordes reflexivos, que nos invitan a recordar la auténtica tormenta sónica que acabamos de escuchar.

Una vez finalizada la canción, las luces volvieron a casa de Josep. Nadie habló durante un minuto, quizá porque el silencio era como un reposo musical necesario. A la media hora dimos por concluida la cena, siendo conscientes de que la canción “The Prophet's Song” puede dejar en silencio a cuatro amigos por su magnífico planteamiento y su majestuosa ejecución.

 


HAZ UN COMENTARIO, POR FAVOR. ¡MUCHAS GRACIAS!

MÁS ARTÍCULOS EN AQUEENOFMAGIC.COM

140 artículos gracias a A Queen Of Magic y a ti El objetivo es que la llama del grupo Queen siga encendida.

Freddie, ¿tienes una moneda? Esto pasaba en los comienzos de Queen.

La inspiración se convirtió en «Killer Queen» Fue el primer éxito masivo de Queen.

Paga menos en la factura de la luz

468x60-sin-comisiones-tipo