728x90_60-sin-comisiones-perro




Freddie, ¿tienes una moneda?

Esto pasaba en los comienzos de Queen.



23 ABRIL 2017 ÀNGEL ASENSI Y MIQUEL ASENSI  

Desde la publicación del fantástico “A Night At The Opera”, Freddie, John, Brian y Roger pasaron a ser cuatro músicos apetecibles para los grandes contratos discográficos. “Bohemian Rhapody” supuso esa ventana al exterior que cualquier grupo necesita para su expansión por Reino Unido, Estados Unidos y gran parte de Europa. ¡Casi nada!

Y cómo no, 11 años y después de más de un litigo serio con las compañías discográficas, Queen era todo un imán para los grandes promotores musicales. La gira del álbum “A Kind Of Magic” supuso su momento de mayor popularidad. Simplemente hay que recordar que las dos noches en “Wembley” se quedaron cortas y que, durante ese verano, Europa convirtió en himnos canciones como “Another One Bites the Dust”, “I Want to Break Free” y “Under Pressure”, entre otras. Queen era más que un grupo musical: toda una marca de fiabilidad, de rentabilidad económica, de potencia y de entretenimiento en sus actuaciones en directo.

Pero no deberíamos olvidar el pasado. Como en aquel lejano año 1970, cuando Ken Testi, un amigo del grupo, hacía las funciones de mánager (bueno, eso de mánager habría que matizarlo porque no había profesionalidad, simplemente mucha imaginación y empeño). Queen no tenía ningún nombre todavía en el mundo musical y los medios para promocionar su música y conciertos eran escasísimos.

Lo primero que hizo Ken Testi fue conseguir un ejemplar de las páginas amarillas, un listín telefónico donde buscar los contactos de las compañías discográficas. Y como no había teléfonos móviles ni tampoco disponía de uno fijo, decidió que las llamadas las realizaría… ¡desde la calle, utilizando una cabina de teléfono ubicada en uno de los pasillos del Kensington Market y que funcionaba con monedas!

Ken les consiguió tres conciertos, que sin ser grandes festivales, sí que les promocionó entre el público que admiraba su manera de ejecutar el rock. Pero hay que recordar que en más de una ocasión, le pediría una moneda a Freddie, Roger o Brian.

Y de eso se trata: de valorar los más mínimos detalles. Quién le diría a Queen y a Ken Testi que lo que empezó con la introducción de unas monedas en una cabina pública, estando de pie y señalando con el dedo un número en la guía mientras llovía, acabó cristalizando en uno de los grupos más espectaculares que jamás ha pisado este planeta llamado Tierra.

 


HAZ UN COMENTARIO, POR FAVOR. ¡MUCHAS GRACIAS!

MÁS ARTÍCULOS EN AQUEENOFMAGIC.COM

Eres mi mejor amigo/a Fantástico tema que sigue sonando suave y moderno.

¿Es Queen un icono de la década de los 80? El vídeo de "I Want to Break Free" es muy identificativo.

"Ayer mi vida era un desastre" Piensa en las personas que conoces y tienen problemas.