El día en el que el coche de Roger Taylor se incendió

Roger Taylor

En el momento del siniestro, el baterista de Queen, viajaba junto a su pareja Dominique.

Àngel Asensi & Miquel Asensi.- Está claro: para bien o para mal, una de las pocas cosas que te facilitan una independencia total es el dinero. Pero en abundancia, en cantidades que te permitan hacer lo que consideres oportuno. En definitiva, hay que ser muy rico para poder permitirte cualquier distracción que puedas pagar.

En 1979, Queen ya era un grupo estrella. Sin ninguna duda. “We Will Rock You”, “Bohemian Rhapsody”, “We Are The Champions”, “Somebody To Love”, “’I’m In Love With My Car” o “Killer Queen” ya formaban parte de la banda sonora de la vida de muchos británicos, europeos y japoneses y también, aunque en menor cuantía, de muchos norteamericanos.

Roger Taylor decidió tener unas vacaciones en el mes de septiembre de ese año. La grabación del disco “The Game” ya estaba en marcha, pero necesitaba un descanso, una oxigenación mental. Y su pareja, Dominique, también compartió ese deseo de buscar una relajación sentimental.

Saint-Tropez puede ser considerada, por muchos turistas, como una localización afortunada. Situada en la Costa Azul, fue el destino buscado en tierras francesas por Roger y Dominique. Y para no sufrir y que se note eso de las vacaciones, decidieron estrenar un nuevo Ferrari.

Durante uno de esos días, los dos viajaban montados en su distinguido coche cuando, de repente, notaron que olía a quemado. Fueron conscientes de que alguna cosa fallaba cuando vieron salir humo desde el motor de su vehículo. Afortunadamente, tuvieron tiempo de reacción para poder salir de su coche sin ningún tipo de problema.

roger taylor dominique freddie mercury
Freddie, Dominique y Roger.

Cuando llegaron las asistencias técnicas confirmaron que el Ferrari ya no tenía solución, ya que había quedado prácticamente inutilizado, quemado, aunque afortunadamente, sus dos ocupantes se encontraban fuera de todo peligro.

Parece increíble, pero nos puede pasar de todo a cualquier persona. Que se incendie tu vehículo cuando estás dentro de él acarrea una seria de problemas muy serios que, en ocasiones, ha acabado con la vida de las personas que se encontraban en su interior.

Una anécdota que recogen Jacky Gunn y Jim Jenkins en su fabuloso libro titulado en España como “Queen”. Y es que, en ocasiones y como hemos recordado al principio del artículo, el dinero nos da una libertad absoluta y una independencia máxima para poder pagar coches de gran cilindrada, pero que en términos de seguridad vial o de mecánica, no se traduce en un nivel de riesgo cero.

Ahora sí, imagínate el momento en el que el agente de la compañía aseguradora avisó al servicio técnico para que fuesen a apagar y recoger el coche. También, para comprobar si era necesaria la asistencia médica tanto para Roger como para Dominique: “Oye, el coche está a nombre de Roger Meddows Taylor”. Y la otra persona le respondería: “¿El baterista de Queen? Pero si tengo mi casa llena de discos y fotografías suyas”.

Resultado de imagen de roger taylor car

Artículo por Àngel Asensi & Miquel Asensi. Periodistas. Autores de los libros: “Queen: en el regazo de los dioses” y “Queen: el milagro de Freddie Mercury”.

Queen en Amazon