“Todos a los camerinos”

gerry stickells queen freddie mercury

¿Cuándo y por qué los agentes de la Policía les dijeron esto a Queen?

Àngel Asensi & Miquel Asensi.- En ocasiones, los impulsos nos juegan una mala pasada. Está claro que cuando nos hierve la sangre, cuando tenemos que tomar decisiones importantes en un momento determinado, acertemos o no, dependemos de los impulsos, de las corazonadas, de lo que en ese momento se nos pase por la cabeza.

Gerry Stickells, encargado de las giras del grupo Queen, era un claro ejemplo de toma de decisiones. Siempre ha estado bien considerado en el mundo Queen porque él era el responsable de que todo estuviese en condiciones óptimas para que el grupo pudiese girar por Europa o por el continente americano.

En marzo del año 1981, Queen se encontraba en Brasil. Tenía dos actuaciones previstas en el Estadio Morumbi, de Sao Paulo. Una para el 20 de marzo y otra para el día 21. La del primer día fue un éxito y las cifras así lo aclararon: 131.000 personas se reunieron para disfrutar del espectáculo. Según los datos oficiales, la mayor cantidad de público que jamás se había reunido en Brasil para disfrutar de un concierto de estas características.

Y llegó el día 21 de marzo. Horas antes del concierto, Gerry Stickells necesitaba hacer una llamada telefónica. Según Jacky Gunn y Jim Jenkins (a quien les mandamos un saludo) en su libro: “Queen”, el bueno de Gerry lo intentó varias veces hasta que se dio cuenta de que el teléfono no funcionaba. Tal fue su desesperación que, atención, lo arrancó de la pared y, bloqueado por la situación, lo tiró por la ventana.

Los agentes de la Policía se personaron en el lugar para esclarecer los hechos (piensa en las consecuencias de tirar un objeto por una ventana y que hiera a alguna persona) y hasta que aclarasen lo sucedido, pidieron a Roger Taylor, Brian May, Freddie Mercury y John Deacon que siguiesen encerrados en los camerinos hasta saber el motivo de lo que había pasado. Y a todo esto, con el concierto a punto de empezar.

Por suerte, todo se pudo arreglar y Gerry admitió que no había gestionado bien el problema. Minutos después, Queen estaba en el escenario para ofrecer un gran concierto ante 120.000 personas y eso que sus componentes habían estado retenidos durante un tiempo.

En ocasiones, tomamos decisiones desesperadas y hay que saber rectificar. Y eso le pasó a Gerry, muy querido en el mundo del rock, que falleció el pasado 6 de marzo. Descanse en paz.

Gerry Stickells y Queen en el backstage.
Gerry Stickells y Queen en el backstage.
Queen en Amazon