Bohemian Rhapsody: ¿El principio o el final de Queen?

Bohemian Rhapsody Queen

Las grandes composiciones siempre suponen un antes y un después en las formaciones musicales.

Àngel Asensi & Miquel Asensi.- Hay una frase que nosotros siempre nos gusta razonar desde el momento en que la escuchamos: “Cada uno es hijo de su tiempo”. Y por supuesto, invita a la empatía para ser conscientes de que lo que pasa en un momento determinado, tiempo después nos puede parecer impensable o de difícil entendimiento.

No vamos a descubrir nada sobre la canción “Bohemian Rhapsody”. Los críticos musicales más importantes de los últimos 40 años la encasillan entre las 100 mejores composiciones de la historia del rock. Sin lugar a dudas, todo un hito. Y eso es lo que buscan los grupos musicales, pero precisamente por este motivo, por ser un hito, en algunas ocasiones puede tener un efecto boomerang para algunas formaciones musicales. Como se suele comentar, se puede morir de éxito.

Volviendo a Queen, después de componer “Bohemian Rhapsody”, un tema musical tan bien estructurado, de una sonoridad espléndida y con una capacidad coral extraordinaria, ¿qué dirección tenía que tomar el grupo?

El disc-jockey John Peel declaró en el libro de Laura Jackson: “Queen & I: The Brian May Story”, que esta canción supuso el punto álgido del grupo, y que a partir de entonces, apostaron por un sonido más bombástico, altisonante, de elogio hacia el grupo.

Un criterio que chocaba frontalmente con otra corriente de opinión que veía precisamente, en Bohemian Rhapsody, el inicio de Queen, como su tiro de salida hacia el estrellato mundial.

John Peel era un presentador de radio con prestigiosa reputación. A él se le atribuye la popularización del reggae y del punk a través de las ondas. En concreto, las de la BBC Radio 1. Incluso llegó a admitir: “Queen no son una de mis bandas favoritas” y que Freddie Mercury y Roger Taylor no estaban de acuerdo con algunos planteamientos realizados por el mismo John Peel.

En nuestra opinión, Queen no murió de éxito. Todo lo contrario. Pensad por un momento en los éxitos que precedieron a Bohemian Rhapsody: “We Will Rock You”, “We Are The Champions”, “Don’t Stop Me Now”, “I Want To Break Free”, “A Kind Of Magic”, “The Show Must Go On”, “Under Pressure”, “Radio Gaga”… y un largo etcétera que posibilitaron que el grupo fuese número 1 prácticamente en toda Europa.

Hemos empezado el texto con aquello de que cada uno es hijo de su tiempo. Y es, en nuestra opinión, una de las virtudes de Queen: el saber adelantarse a su tiempo para poder ofrecerle al público lo que le iba a pedir en un futuro. Así es como no se muere de éxito.

Queen en Amazon