Bandas tributo a Queen: ¿Homenaje o parodia?

Queen es uno de los grupos más celebres de todos los tiempos.

Alejandro Arbelo.- Tradicionalmente asociado al género rock, lo cierto es que la formación experimentó a lo largo de su carrera con diversas variantes del rock y otros estilos musicales que le hicieron llegar a todo tipo de públicos alrededor del mundo.

Este variado repertorio, su calidad y ritmos pegadizos, la teatralidad de sus vídeos, explosivos directos y, sobre todo, el carisma y la portentosa voz de su líder, Freddie Mercury, propiciaron que el grupo comenzara a trascender y superar modas. A todos estos ingredientes se agregó la dolorosa muerte del propio Mercury en 1991, algo que elevó su figura, y la del grupo en sí, a otro nivel. Ciertamente, la banda se convirtió en un conjunto de referencia, de culto, mucho más importante de lo que pareció durante toda su carrera.

Todas estas variables, en suma, dieron pie al consiguiente fenómeno fan, la idolatría y, también, con mayor o menor éxito en el propósito, a las imitaciones. Unas de forma indirecta, a modo de reconocimiento -las de aquellos que se inspiraron en Queen para crear y desarrollar sus carreras musicales-; y otras más directas -las de quienes han pretendido cantar como Mercury o reproducir la música de Queen-.

De un modo amateur o a un nivel más profesional, muchos han sido los que han imitado (o tratado de hacerlo) a sus cantantes y grupos favoritos. Para los fans de Queen el reto en este sentido siempre ha sido mayúsculo. Y es que la voz de Mercury ha podido ser imitada, pero nunca igualada. Ciertamente, el genio no ha tenido digno sucesor más de 25 años después de su muerte…

No obstante lo anterior, sí que han proliferado en los últimos años las actuaciones en talent shows de todo el mundo de aspirantes que han tratado de imitar y honrar al gran líder de Queen (generalmente con más pena que gloria). A nivel de conjunto, también han surgido diversas formaciones que han alcanzado cierta notoriedad llevando a tiempo presente los míticos conciertos del grupo británico, especialmente los de la década de los 80. Hablamos de las bandas tributo.

Todo este fenómeno de perpetuación del fenómeno Queen a través de fans incondicionales que además saben hacer música, lleva a plantearnos una cuestión polémica. Partiendo de la base de que no se puede alcanzar el nivel real de la banda y, sobre todo, el de ejecución vocal de Mercury, ¿es aceptable reproducir la música de Queen y sus shows, incluyendo el atuendo de sus miembros, su estética e incluso sus movimientos sobre el escenario? ¿No convierte esto en parodia las actuaciones más que en un tributo?

Se enfrentarían desde este punto de vista dos modelos de entender el homenaje a Queen: el de, por ejemplo, los oficiales Queen Extravaganza frente al de los argentinos Dios Salve a la Reina o los españoles Queen Forever. Unos que solo tocarían y cantarían sus canciones y otros que irían un paso más allá y replicarían los vestuarios, gestos, etc. de los integrantes de la banda.

Dios Salve a la Reina.
Dios Salve a la Reina.

Para mí no existe tal polémica, estando la clave en lo expuesto al principio de este artículo. Queen sobrepasó ciertos umbrales; dejó atrás el lastre de las modas y se colocó en un plano superior, casi legendario tras la muerte de Mercury. La idolatría hacia los miembros originales ha llevado a convertir sus vídeos o sus actuaciones, especialmente la del concierto de Wembley de 1986, en icónicas.

El magnetismo de la banda sobre las tablas ha sido tal, que muchos se han visto tentados a reproducirlo fidedignamente más allá de tocar sus canciones, incluyendo desde la Red Special de May al bigote de Mercury o su famosa chaqueta amarilla…

Queen Forever.
Queen Forever.

En mi opinión, siempre que exista una base musical (haya cierto nivel), se toque y actúe con profesionalidad y se respete la memoria del genio, nunca se tratará de una burla o una parodia, sino simplemente un homenaje y un deseo soterrado de ser como aquellos cuatro músicos británicos que deslumbraron al mundo de la música y se convirtieron en leyenda. Larga vida a la reina en cualquiera de sus manifestaciones.

6 Comentarios

  1. No pude ver a Queen porque nací después de la muerte de Freddie. Siempre tuve una opinión negativa sobre las bandas tributo y nunca creí que iba a pagar por ver a una banda tributo hasta que vi un video de Dios Salve a la Reina en YouTube. Vi un video, y otro video, y otro video, y me impactaron tanto que me convencí de que tenía que verlos. Los vi por primera vez el año pasado, y quedé maravillada. Es absolutamente impresionante el show de Dios Salve a la Reina. Los vería mil veces más. De hecho, hace unos días volví a verlos. Nunca vi a Queen Extravaganza, pero creo que la voz de Marc Martel es increíble. Hay un video suyo cantando “Too Much Love Will Kill You” que me conmueve tremendamente. No conozco a Queen Forever, pero voy a investigar. Superado mi prejuicio sobre las bandas tributo, creo que cualquier tributo que se haga con amor y con profesionalismo es válido. Larga vida a la reina.

  2. Algunas de estas bandas lo hacen muy bien, otras no tanto pero pienso que siempre que se haga desde el respeto y la admiración está muy bien.

  3. Con las bandas tributo, quienes admiramos a las originales, intentamos revivir algo de lo que las grandes nos dejaron, aunque sabemos que ellos son tan fans como nosotros y por eso quedan a nuestra altura, no podemos, obviamente, verlos como genuinos. Pero si como honestos. Los tributos contienen mucho de duelo, son un interminable duelo de una pérdida que no se puede superar. Mas allá de las cualidades artísticas, que suelen ser buenas, éstas se limitan a acoplarse, tal vez por respeto y con resultados dispares a la idea original, lo que siempre las deja un escalón mas abajo, como con casilleros a completar, sí con esa sensación de que “no alcanzó”. Creo que esto se debe a la química de algunos artistas con el público, que es imposible de imitar ya que ésta trae consigo un bagaje de experiencias personales emocionales con cada uno de los que siguen a las bandas.
    Por mas que alguien repita un “gracias totales!” o un “deeeeeroo” jamás podrá contextualizarse con el original por mas maquillaje o producción que lo apañe.
    Igual yo, particularmente, las respeto puesto que en estas bandas se esconden verdaderos grandes talentos. En Argentina contamos con los reconocidos Danger Four, The Beats, DSR -ya son artistas de renombre-, Dr.Queen y los incipientes e hipertalentosos Master Stroke, que darán que hablar.
    Todas esas bandas cuentan con miembros con grandes virtudes musicales que sin duda pueden tener gran futuro mas allá del rol de banda tributo.
    Yo les doy mi apoyo.

  4. Hola. Me presento.
    Soy Tolo Sanders, vocalista de Queen Forever.
    En nuestro caso y en el mio en particular puedo decir que nosotros somos tan fans de Queen y que cada uno de nosotros sentimos tal admiración por el músico al que homenajeamos que buscamos el más mínimo detalle que podamos reproducir, tanto musical como estético, para poder transmitir al público lo que la música de Queen nos transmite a nosotros. Somos relativamente nuevos en esto de los tributos pero lo hacemos con la máxima profesionalidad posible y desde el más absoluto respeto y admiración a Queen, a sus componentes y a todos sus fans, entre los cuales nos incluimos.

    En mi caso en particular soy fan de Freddie Mercury desde muy pequeño. Nací en el 76, era muy pequeño y ya me quedaba fascinado al oír por la radio a un cantante en inglés con esa potencia y a la vez una melodía en la voz que me chocaba tal contraste. A mi desde pequeño quien me conoce, me recuerda ya cantando. Como digo, era muy pequeño y aun no tenía unos gustos musicales definidos, pero si que ya llevaba marcada en la cabeza aquella voz. Al poco descubrí que era Freddie Mercury y que eran Queen. Empezé a conocer sus canciones y me encantó el piano de Bohemian Rapsody!

    Fue entonces cuando algo me invadió y quise ser músico. Y me apunté a clases de piano, solfeo, etc… siempre con una meta en la cabeza… tocar algún día Bohemian Rapsody por completo con el piano. Hoy puedo decir que ya lo hago! Jejeje! 😉

    Después lo vi por televisión como cantaba con Montserrat Caballé, a lo que recuerdo que le dije a mi padre: “Sólo este tío, que viene del rock, es capaz de cantar con ella y quedar a la altura de la opera”.
    Freddie murió al poco tiempo y me vine muy abajo. Pero la vida sigue.

    Me honra mucho lo que hago al imitar a Freddie en un escenario porque siento que de alguna manera le estoy agradeciendo lo que él me dio de pequeño. Porque con su música y su voz me enseñó cual era mi devoción y el camino a seguir, precisamente lo que soy ahora, músico y cantante.

    Muchas gracias Freddie Mercury por, sin tú saberlo, haberme dado tanto.

    • Estimado, yo postee el comentario anterior desde Argentina y veo, desde tu punto, que mi parecer sobre las bandas tributo es acertado. Son tan fans como cualquier otro, sólo que tienen virtudes artísticas y han tenido la voluntad y la tenacidad de proponerse enfrentar al exigente público masivo que no dudará en replicarles errores y aciertos, lo cual es muy valedero y valiente ya que los fans de Queen no perdonarán a un cantante desafinado ni a guitarrista ni bajistas mediocres o un baterista flojo, quedando en un segundo plano, pero no menos importante, la puesta en escena y los parecidos físicos o caracterizaciones.
      El artículo habla de parodia y yo creo que mas allá de los altibajos que pueden tener las cada vez mas numerosas bandas tributo, sea a quienes fueran, todas ellas lo hacen con gran respeto y eso se percibe, pues es visible el esfuerzo que hacen en cada mínimo detalle. Una parodia es una caricaturización, casi una burla, y no ví eso nunca en las bandas tributo, aunque sí en algunos imitadores pero ese es otro ámbito.
      Vi, entre otros, a los Danger Four y pude ver a los DSR en acción y en ocasiones me dieron escalofríos, pues era como ver a Wembley`86 en 3D en un teatro a metros de distancia. Otras, con menos parafernalia y recursos logran poner la piel de gallina por la potencia vocal e instrumental como los magníficos Master Stroke.
      A todos por igual los aplaudo y les digo que sigan adelante y que se animen también a dar el salto a la auto creación, a ser ustedes mismos y no quedar siempre a la sombra de los grandes pues eso siempre los dejará en ese lugar junto con sus talentos, a no ser que ese sea el fin, lo cual también valoro.
      Vamos las bandas!

Deja un comentario


*