«Jesus», la canción de Queen sobre los evangelios que poca gente conoce

La canción de la banda británica se inspira en la ópera rock “Jesus Christ Superstar”.

Queen no siempre fue la banda de rock icónica por la que es conocida hoy en día. Cuando conformaron su primer álbum homónimo, prácticamente tuvieron que rogar por el tiempo de estudio y cuando se terminó el trabajo, Trident Studios, la marca con la que firmaron inicialmente, retrasó el lanzamiento durante ocho meses.

Excluyendo “Seven Seas of Rhye”, que aparece en varios de sus álbumes recopilatorios, la mayor parte de su primer álbum ha sido pasada por alto. “Keep Yourself Alive” y “Liar” obtuvieron algunos momentos en la radio, pero hay una gema cristiana escondida en el lado B llamada simplemente, “Jesus”.

“Jesus” fue uno de los cinco temas que Queen grabó en la demo usada para ser elegidos por Trident Studios, en 1972. La canción suena fuertemente influenciada por “Jesus Christ Superstar”, que se grabó originalmente en 1970. El arreglo “hard-rock” y la sección extendida de guitarra, junto con los coros de “All going down to see the Lord, Jesus”, la hacen parecer muy teatral.

El estilo y la duración del solo de guitarra fue uno de los factores que llevaron a que la banda fuera etiquetada inicialmente como “Psychedelic Rock”. Las primeras críticas del álbum reprochaban a la banda por agregar demasiada complejidad o por “editar” demasiado sus canciones.

Jesus.
Freddie Mercury, noviembre de 1973.

Es un misterio el por qué Freddie Mercury, un no-cristiano, escribió esta canción. Mercury nació en el Sultanato de Zanzíbar y se crió en la fe zoroastriana parsi.

La letra se desarrolla a expensas de dos historias del Evangelio: Jesús curando al leproso y la Natividad. Esta extraña combinación de historias podría ser evidencia de la falta de conocimiento cristiano por parte de Freddie, pero tal vez tenían un significado especial para este hombre de la fama tardía. Lamentablemente, nunca lo sabremos.

Traducción y adaptación al castellano por Rubén Arena del artículo original en Aleteia. (en inglés)

Deja el primer comentario

Deja un comentario


*