¡Ha muerto Jimi Hendrix!

¿Cómo les afectó anímicamente la noticia del fallecimiento de Jimi Hendrix a algunos miembros de Queen?

Àngel Asensi & Miquel Asensi.- Hay momentos en la vida que te marcan claramente, independientemente de que sean acontecimientos muy alegres o por otra parte, tristezas debido a fallecimientos o momentos de desencanto. Sin lugar a dudas, el 18 de septiembre de 1970 quedó grabado en el subconsciente colectivo de toda una generación. Fallecía Jimi Hendrix.

Los boletines horarios de las  emisoras de radio, los avances informativos de las televisiones de prácticamente todo el mundo lo confirmaron: el famoso guitarrista Jimi Hendrix había fallecido. Al día siguiente, los periódicos analizaron los hechos con mayor profundidad.

Miles de personas lo consideraban un artista que expresaba sus habilidades a través de su guitarra Fender Stratocaster de color blanco. Era como un verso libre que supo liderar un cambio en la música, electrizando sentimientos sin importar si los dientes también podían ser utilizados como púas o si el instrumento tenía que ser quemado al final de la actuación.

Una muerte que también marcó a los componentes del grupo Queen. Era notoria la admiración que sentía Freddie Mercury por el guitarrista: incluso en alguna fotografía publicada años después de la muerte del cantante, se pudo ver cómo intentaba imitarlo, eso sí, con timidez.

Evidentemente, muchos admiradores padecieron pequeñas depresiones cuando fueron conocedores de la muerte de Hendrix. En el caso de Freddie Mercury, decidió que ese día iba a ser especial, como de luto sentimental. Por eso, junto al baterista de Queen, Roger Taylor, decicieron que no iban a abrir el puesto de ropa y complementos de moda de segunda mano que compartían los dos músicos. Iba a ser un día diferente, de reflexión y de homenaje.

Esa misma noche, los dos amigos se juntaron con Brian May en el local de ensayo. Los tres estaban tristes y golpeados aún por la trágica noticia. ¡Ha muerto Jimi Hendrix! exclamaban, como si tuviesen aún la esperanza de una futura resurección o que fuese, simplemente, un mal entendido.

Pero todo había ocurrido conforme se lo habían contando. Y esa noche decicieron cambiar el set list que tenían previsto para ese ensayo. En el local, Brian May, Roger Taylor y Freddie Mercury interpretaron canciones como “Voodoo Child”, “Fox Lady” o “Purple Hazze”, iconos nacidos de las interpretaciones del guitarrista estadounidense.

Lesley-Ann Jones recuerda esta anécdota en su trabajo “Freddie mercury: la biografía definitiva” y de cómo afectó la desaparición del guitarrista a los tres componentes. Fue un shock porque Hendrix era, posiblemente, el mayor icono como guitarrista en esos momentos y una de las figuras imprescindibles para entender la evolución del rock. En esa fecha, John Deacon aún no formaba parte del grupo, aunque también fue muy consciente de la transcendencia de Hendrix, de su legado y de su técnica salvaje.

En algunos de nuestros textos anteriores ya hemos comentado que hay fechas de las que nos acordamos, que nos llevan a vivencias que incluso son superiores a la mera sensación del recuerdo. Son muy poderosas y nos permiten viajar en el tiempo hasta poder volver a recuperar esos sentimientos, esos momentos, tanto positivos como negativos, que nos acompañan durante toda la vida.

Para Freddie Mercury, Roger Taylor y Brian May, el 18 de septiembre de 1970 fue muy especial: no atendieron su pequeño negocio de cara al público y horas más tarde, dedicaron un sentido homenaje musical y afectivo a Hendrix.

Y si dejamos que nuestra imaginación sea poderosa, tal vez esta noche, en un local de ensayo ubicado en el cielo, se junten Hendrix y Mercury. Quizá el guitarrista le muestre su agradecimiento al cantante casi 48 años después y suene “Love Of My Life” entre potentes estrellas.

Jimi Hendrix.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*