Freddie Mercury, un excelente dibujante

En pocos segundos conseguía hacer obras de arte.

Àngel Asensi y Miquel Asensi.- Que Freddie Mercury tenía habilidades artísticas no lo dudaba nadie. Y no nos estamos refiriendo solamente a su parte pública, la de componer canciones e interpretarlas en directo. Hacemos referencia a datos objetivos por su formación en la Ealing Technical College, con la que consiguió un diploma como diseñador gráfico.

Peter Freestone era una de esas personas que le conocían casi a la perfección. En su libro “Freddie Mercury: an intimate memoir”, asegura que la capacidad del cantante era descomunal: lo que pensaba lo podía traducir en un dibujo. Así de claro, así de impactante.

Y sirva esta anécdota como ejemplo. Un día de reposo y de tiempo para el interés por la pintura, Freddie Mercury estaba atento a una subasta de arte disfrutando de un magnífico catálogo. Y prestó atención unas obras de Henri Matisse, a quien los críticos consideran el artista del S.XX, un honor compartido con Pablo Picasso.

El precio de salida de las obras de Matisse oscilaba entre las 10.000 y las 12.000 libras (a finales de la década de los años 80 del pasado siglo). Unos precios que llamaron la atención del cantante y por eso, le exclamó a Peter: “Esto es ridículo, yo lo podría pintar”. Y así fue. Pidió un papel, y ayudado de un lápiz, hizo una copia muy parecida del original de Matisse. ¡Solamente le hicieron falta 20 segundos! ¡Simplemente 20 segundos!

Está claro que toda la obra de Matisse no se puede juzgar por cómo la interprete otra persona en menos de medio minuto, pero es una clara muestra de la sensibilidad y habilidad artística de Freddie Mercury, un gran cantante y compositor que también sabía expresar sus dones a través del dibujo.

AUTORES: Àngel Asensi y Miquel Asensi tienen a la venta un libro sobre Queen llamado «Queen: En el regazo de los dioses». Compra tu unidad aquí.

Deja el primer comentario

Deja un comentario


*