«Innuendo»

El decimocuarto álbum de estudio de Queen, y el primero en los 90, fue grabado entre los estudios Metropolis de Londres, y los Mountain Studios de Montreux, Suiza, entre marzo de 1989 y noviembre de 1990. Sería el último álbum en el que Freddie trabajara. A pesar de su deteriorado estado de salud, en esta obra se encuentran sus interpretaciones más emotivas y potentes.

Producido por Queen y David Richards, Innuendo contiene varios de los temas más conocidos del grupo y sus vídeos más memorables. Desgraciadamente a pesar de que mucho material hubiera sido perfecto para ser interpretado en directo, desde el principio fue evidente que no sería posible.

Freddie perdió su batalla contra la enfermedad el domingo 24 de Noviembre de 1991, nueve meses después del lanzamiento del álbum. La única vez que el material de Innuendo sonó en directo, fue durante el concierto Tributo a Freddie Mercury en abril de 1992. Roger, John y Brian interpretaron Innuendo con el legendario líder de Led Zeppelin Robert Plant , These Are The Days Of Our Lives en un emocionante recital junto a George Michael y Lisa Stansfield, y The Show Must Go On con Elton John.

Innuendo fue publicado el 4 de Febrero de 1991, y una semana más tarde, entró al Nº1 de la lista de ventas inglesa, hasta ser disco de platino. Fue Nº1 en Holanda, Suiza, Alemania, Finlandia, Portugal e Italia. Publicado un día después en EE.UU., donde llegó al Nº30 y fue disco de oro, el primero de Queen en América desde The Works en 1984.

La portada es un diseño del grupo y Richard Gray, y son varias ilustraciones inspiradas por Granville (1803 – 1847) ilustrador del siglo 19. Roger tuvo la idea viendo un libro de ilustraciones y especialmente un dibujo a lápiz en blanco y negro, A Juggler Of Universes, que mostró al resto del grupo. Les encantó y llamaron a Gray para adaptar la imagen para servir de portada. Otras ilustraciones de Angela Lumley, también inspiradas por Granville fueron utilizadas en el álbum y fueron portadas de singles en todo el mundo.

Cuando empezó la grabación de Innuendo, sólo los más allegados a Freddie conocían la gravedad de su enfermedad y el poco tiempo que le quedaba. Como quedó demostrado después varias veces, el grupo cerró filas en torno a Freddie y le brindaron todo su apoyo hasta sus momentos finales. Esto incluía mantener en absoluto secreto el estado real de Freddie de cara a los medios de comunicación hasta el último momento. Los fans, mientras tanto imaginaban que algo no iba bien, tras ver una aparición de Freddie en televisión en los premios BPI, o su aspecto en algunos vídeos. Sin embargo, el último comunicado de prensa de Freddie, en el que confirmaba tener sida, hecho público la víspera de su muerte, fue una sorpresa absoluta.

Superando su sufrimiento y su angustia personal, Freddie encontró de alguna manera la fuerza para ofrecer brillantes interpretaciones vocales, llenas de emociones profundas y de espíritu. Alcanzaría notas deslumbrantes, como si descubriera una nueva dimensión de su voz, y puso toda su alma en cada nota. Considerando su estado físico (evidentemente deteriorado en sus últimos vídeos, I’m Going Slightly Mad y These Are The Days of Our Lives, Freddie hizo toda una proeza. Como diría Brian May más tarde, Freddie apenas podía levantarse solo durante las sesiones finales. Cada hora que pasaba en los estudios Mountain requerían esfuerzos sobrehumanos, y sin embargo, nada de eso se nota en el resultado final del álbum.

Parece mentira que la extraordinaria voz de Headlong, All God’s People, Don’t Try So Hard, The Show Must Go On e Innuendo, es la de una persona muy enferma y debilitada al punto en que se encontraba Freddie. Muchos están de acuerdo en que estas interpretaciones y las del último álbum son no solo excelentes sino también las mejores y más emotivas de su carrera.

Como ya pasó con el anterior álbum, The Miracle, en 1989, todos los temas de Innuendo (menos uno) aparecen en los créditos como compuestos por los cuatro miembros del grupo, independientemente de quién los hubiese firmado originalmente (la excepción es All God’s People, de las sesiones de Barcelona en 1988 y compuesto por Freddie y Mike Moran). Esto fue una brillante idea de Freddie, y un acto muy generoso por su parte cuando sabemos que él ha compuesto el grueso de las canciones de Queen. El concepto de reparto a partes iguales era la solución perfecta al eterno problema de los grupos cuando se trata de elegir un sencillo o de incluir o descartar temas del repertorio debido al reparto de derechos de autor. Ha sido desde siempre problemático en muchos grupos, algunos incluso se han separado por las eternas discusiones sobre este asunto. Pero a partir de 1989, esto no sería ningún problema para Queen gracias a la brillante iniciativa de Freddie.

Cuando Innuendo fue publicado en febrero de 1991, con el secretismo en torno a Freddie más opaco que nunca, fue recibido por los fans como uno de los mejores discos de la banda y fue universalmente aclamado por la crítica. Las críticas eran muy buenas, y con el sencillo Innuendo habiendo entrado al Nº 1 un mes antes, Queen regresaban a lo grande.

Muchos de los temas incluidos en Innuendo son extremadamente personales, los motivos vistos en perspectiva no resultaban tan evidentes cuando el álbum fue publicado. Algunas canciones están claramente escritas con la perspectiva del final cercano de Freddie y con el grupo procurando asumir la inminente perdida de la persona que describirían más tarde como “el miembro más querido de su familia”.

Brian y Roger comentarían más tarde que las sesiones de Innuendo (y grabaciones que más tarde conformarían Made In Heaven, publicado años después de la muerte de Freddie) fueron una curiosa mezcla de alegría y tristeza, con momentos de humor, seguramente los mejores momentos que los cuatro miembros del grupo pasaran juntos. Para las grabaciones de los dos últimos discos, el grupo estuvo unido como nunca hasta entonces, aunque la sombra de la enfermedad estuviera siempre presente. Freddie, Roger, John y Brian aprovecharon cada segundo disponible en el estudio, y grabaron todo lo que pudieron en este poco tiempo, precisamente como había pedido Freddie.

The Show Must Go On es posiblemente el tema más emocionante y conmovedor del álbum y, evidentemente, cierra el álbum. Freddie y Brian concibieron y desarrollaron esta canción juntos: Brian escribiendo letras a toda velocidad para que Freddie las pudiera grabar mientras fuese capaz. Es un triunfo a todos los niveles y esta canción es uno de los grandes clásicos de Queen.

El último concierto en directo de Queen fue en 1986, durante la mastodóntica gira europea Magic Tour. En circunstancias normales, el grupo hubiese salido de gira con Innuendo en 1991. Como tantas otras veces anteriores, la maquinaria Queen en directo hubiera recorrido el planeta, aprovechando el lanzamiento de sencillos. Cosas del destino, ya entrados en 1992, el éxito de la película Wayne’s World (El Mundo de Wayne) que incluía en su banda sonora la canción Bohemian Rhapsody convirtió el tema en un enorme éxito en EE.UU. Esto hubiera contribuido a relanzar a Queen en Norteamérica por el renovado interés con el que fue recibida (una reacción nunca vista desde 1982) en Estados Unidos y Canadá, y la gira hubiese sido triunfal.

Desgraciadamente, por la trágica muerte de Freddie, Queen nunca pudieron interpretar estas maravillosas canciones en directo, ni los éxitos del álbum anterior, The Miracle.

Una vez Freddie comentó en tono de broma que solo su muerte podría relanzar a Queen en EE.UU., y es más o menos lo que ocurrió. Bohemian Rhapsody alcanzó el Nº2 en América en febrero de 1992, siete puestos por encima de la posición alcanzada cuando fue lanzada originalmente en 1975.

Innuendo, el tema que da título al álbum, con más de 6 minutos de duración, es el sencillo más largo desde Bohemian Rhapsody y fue el primero en ser extraído del álbum. Tema épico con varios estilos -sello distintivo del sonido de Queen- y con la guitarra española de Steve Howe, fue publicado el 14 de enero de 1991. Con Bijou de cara B, entró al Nº1 y otorgó a Queen su tercer número uno en las listas inglesas, el primero desde la colaboración con David Bowie, Under Pressure, diez años antes. Fue también Nº1 en Portugal y Suráfrica. Aunque parezca increíble, en América sólo fue publicado como sencillo promocional. Hollywood Records, el nuevo sello de Queen en EE.UU. con quien habían firmado en febrero de 1990, prefirió lanzar primero Headlong.

El vídeo de Innuendo fue dirigido por Jerry Hibbert y Rudi Dolezal, y es una maravilla de animación. Monigotes de plastilina del grupo -se tardó cuatro semanas en crearlos- son uno de los momentos memorables del vídeo; un vídeo de más de 6 minutos que es uno de los más espectaculares, caros y memorables de Queen.

Varios montajes del vídeo fueron publicados, pero solo uno está disponible ahora en un recopilatorio de vídeos. El clip ganó varios premios prestigiosos, como el Gold Camera en 1991 en el American Film and Video Festival de Chicago.

El siguiente single fue la atípica y poco convencional joya de Freddie; I’m Going Slightly Mad. Acoplado al potente tema The Hitman, otro tema perfecto para la gira, en otras circunstancias, claro está. Slightly Mad, publicado el 4 de marzo, acompañado por un duro e inolvidable vídeo, solo alcanzó el Nº22 y tampoco fue publicado en USA.

La versión CD del sencillo Slightly Mad también incluía un tema de blues de Brian, inédito, Lost Opportunity, cantado por éste y es un disco muy buscado por los coleccionistas.

El vídeo fue dirigido una vez más por el dúo Do-Ro, Rudi Dolezal y Hannes Rossacher y grabado en los Limehouse Studios de Londres, en febrero de 1991.

El vídeo retrata algunos de los maravillosos y curiosos aspectos de las irónicas letras de Freddie: un hombre en traje de gorila con un plátano, miles de narcisos de seda, pingüinos vivos, un tornillo gigante, Roger en triciclo, sin olvidar cómo Roger corta el pico de la corbata de John Deacon con unas tijeras. El vídeo de Slightly Mad es muy divertido, a pesar del deterioro físico evidente de Freddie, disimulado bajo capas de maquillaje, es uno de los favoritos de los fans.

El tema Headlong de Brian May que debía entrar en su álbum en solitario pero al final se incluyó en este (lo mismo pasó con otro de sus temas, I Can’t Live With You) fue el tercer sencillo del álbum.

Publicado el 13 de mayo, el subestimado All God’s People de Freddie/Mike Moran como cara B, alcanzó el Nº14 en listas de Inglaterra, pero funcionó menos en América donde el segundo tema fue Under Pressure.

En el CD sencillo y en el vinilo de 1 pulgadas se encontraba también un clásico de Queen/Roy Thomas Baker algo olvidado, Mad The Swine de 1973. Originalmente previsto para el primer álbum, al final no entró en la selección final del repertorio, supuestamente por diferencias entre el grupo y el productor. Fue una curiosa elección para una cara B, pero los fans lo agradecieron mucho. El vídeo para Headlong con una línea de guitarra absolutamente inédita, fue dirigido por Do-Ro y grabado en abril de 1991 en los Metropolis Studios Recording de Londres, donde el grupo acababa de terminar el álbum.

El penúltimo sencillo del disco, y el último en ser publicado con Freddie todavía vivo salió a la venta el 14 de octubre; The Show Must Go On. La elección de la cara B es objeto de acaloradas discusiones entre los fans y, hasta la fecha, las especulaciones no han sido confirmadas ni desmentidas. Keep Yourself Alive de Brian May del álbum debut de 1973, había sido el primer sencillo de Queen y por lo tanto, incluirlo de cara B de The Show Must Go On sugería que el grupo sabía que sería su último sencillo con Freddie.

Aunque es muy posible, esto nunca ha sido aclarado del todo. Especulaciones aparte, The Show Must Go On ha sido el último sencillo de Queen con Freddie todavía vivo, y su cara B era el primer sencillo de Queen.

Cualesquiera que fueran los motivos para semejante acoplamiento lo cierto es tanto a nivel musical como a nivel de textos encajan perfectamente. Alcanzó el Nº16 en listas inglesas. Tras la muerte de Freddie a finales de noviembre, el sencillo volvió a entrar en la lista de ventas y estuvo más tiempo en el top 75 que la primera vez.

El vídeo de Dolezal/Rossacher es un precioso montaje de imágenes de Queen desde los 80, con maravillosas imágenes de Freddie en tiempos más felices, y celebrando el lanzamiento de Greatest Hits II y Flix II también publicados en ese mismo mes.

En América, Hollywood Records prefirieron editar la exquisita y extraordinariamente reflexiva These Are The Days Of Our Lives de Roger Taylor. Con una de las interpretaciones más brillantes y emocionantes de Freddie. Este tema se acopló con Bijou y el sencillo fue publicado el 5 de septiembre de 1991, el día del 45 cumpleaños de Freddie.

Tras la muerte de Freddie en noviembre y a petición del público (o al menos por su convincente sugerencia) EMI publicó el 9 de Diciembre de 1991 Bohemian Rhapsody junto con These Are The Days Of Our Lives (un sencillo con dos caras A) como homenaje al genial Freddie. Junto con el último vídeo de Freddie donde físicamente es una sombra de sí mismo (y que muchos fans se niegan a ver) el disco alcanzó el Nº1 en Inglaterra y en muchos países, incluidos Irlanda, Polonia y Portugal. El sencillo fue el número uno navideño de 1991. En cambio, en EE.UU. Hollywood Records publicó Bohemian Rhapsody con The Show Must Go On en febrero de 1992, que alcanzó el Nº2.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*