La pesadilla del concierto de Australia

Los grupos locales no quisieron colaborar y el presentador era demasiado impulsivo.

Àngel Asensi & Miquel Asensi.- El grupo Queen empezaba el año 1974 anunciando una gira. Eso siempre es una buena noticia, aunque en este caso, el grupo tenía que desplazarse hasta Australia. A finales de enero, John Deacon, Roger Taylor, Freddie Mercury y Brian May ya tenían confirmada su actuación en dos festivales en Sunbury.

Estar presente en un festival tiene sus ventajas: la principal, que no estás tan preocupado por la respuesta del público (al compartir cartel con otras bandas, suele ser mayor la afluencia de espectadores), aunque Queen ya tenía nombre en el Reino Unido y eso también le dotaba de cierto reconocimiento internacional. No masivo, pero sí respetable.

Ya sabéis que en la vida no es oro todo lo que reluce. Ni en la música tampoco. Hubo diversos grupos locales que valoraron negativamente que actuase con ellos una banda inglesa. Además, Queen, como signo de profesionalidad y respeto hacia el público, llevó su propio equipo de luces para impresionar a los asistentes y como tenía un funcionamiento complejo, también apostaron por traer desde Inglaterra a su propio personal para que se encargase del mismo. Esto disgustó muchísimo a los otros grupos, que no quisieron colaborar para nada con Queen porque vieron en esta idea un exceso de egocentrismo.

Queen en Australia, 1974.

Además, el público ya comenzaba a perder un poco la paciencia porque los miembros de Queen decidieron esperar a que anocheciese para subirse al escenario con el objeto, precisamente, de hacer uso de su potente equipo de luces. Llegaron con limusinas hasta el concierto e hicieron una entrada triunfal.

Un gesto que tampoco gustó al presentador del festival, quien después de anunciar que ya llegaba el momento de disfrutar con Queen, dio la espalda al público… ¡y se bajó los pantalones como desprecio hacia Queen! ¡Qué fuerte y qué mal educado!

John Deacon y Roger Taylor en Australia, 1974.

Afortunadamente, empezó la actuación y a la hora del bis, volvió el presentador y convenció al público asistente que la mejor opción era no seguir escuchando a Queen y dar paso a otro grupo australiano.

Un recuerdo negativo que impresionó a Queen, pero que, con el paso del tiempo, suponemos que habrá hecho recapacitar al presentador del festival así como también al resto de grupos que compartieron cartel y escenario con una de las bandas de rock más fantásticas de siempre.

Queen en Australia, 1974.
Carteal del festival de Sunbury 1974.

1 Comentario

Deja un comentario


*