Cuando Queen pagó 3.000 libras por tocar

Una decisión tomada para actuar con Mott The Hoople.

Àngel Asensi y Miquel Asensi, Periodistas.

No hay duda: en ciertos momentos, algunas empresas deciden trabajar gratis para algunos clientes. Sí; lo habéis leído bien. ¿Y por qué? Para buscar y encontrar el prestigio que les aportan estos nuevos clientes. Aunque inviertan tiempo, recursos humanos y dinero en ese proyecto a coste cero para el cliente, se trata de una inversión a corto o medio plazo. Ofrecer su servicio para grandes marcas no tiene precio.

Pero hay ocasiones incluso en las que se paga por trabajar para alguien. En 1973, el grupo Queen ya tenía un nombre. Era reconocido por el público y también, cómo no, dentro del mundo musical. Los promotores, productores, técnicos e ingenieros de sonido sabían de las posibilidades de John Deacon, Freddie Mercury, Roger Taylor y Brian May.

“Queen II” ya se escuchaba, pero quizá había que buscar una actuación que fuese un trampolín para la banda. En muchas ocasiones, el éxito de un grupo depende de un gran concierto o de una gira de actuaciones con otro cabeza de cartel.

Jack Nelson sabía muy bien de qué iba Queen. Y habló un día con su colega Bob Hirschmann, mánager del grupo Mott The Hoople. Seguro que comentarían el éxito de la canción “All The Young Dudes”, de cómo era David Bowie… y por supuesto, de la posibilidad de tocar las dos formaciones musicales juntas.

Queen y Mott the Hoople en 1973.

Y la fama, en ocasiones, es tan caprichosa que se le tiene que empezar a comprar. Jack Nelson y el sello discográfico Trident pensaron que, aunque su cliente Queen tenía calidad y un directo arrollador -eran los tiempos en los que el cuarteto británico empezaba sus actuaciones con las composiciones “Procession” y “Father To Son”– les faltaba un salto de calidad. Y esa idea tenía un precio: 3.000 libras.

Y ese fue el precio que se pagó para telonear a Mott The Hoople durante una gira por Reino Unido: 3.000 libras de hace… ¡24 años! ¡Una gran cantidad de dinero!

Una curiosidad que recoge Mark Hodkinson en su fabuloso libro: “Queen: The Early Years” y que nos hace reflexionar sobre si se puede trabajar para alguien ¡pagando por ello! Eso sí: suponemos que tendrían sus beneficios por ventas de entradas y por sus salarios.

Qué paradojas nos ofrece la vida: Queen pagando para telonear a Mott The Hoople… y años después, Mott The Hoople fue invitado al concierto homenaje-tributo a Freddie Mercury, ante una audiencia televisiva que sobrepasó los 500 millones de personas… ¡y sin cobrarles ninguna libra!

| AUTORES: Àngel Asensi y Miquel Asensi tienen a la venta un libro sobre Queen llamado «Queen: En el regazo de los dioses». Compra tu unidad aquí.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*