El álbum Made In Heaven cumple 22 años

Dedicado al espíritu eterno de Freddie Mercury.

El decimoquinto disco de estudio de Queen es también, trágicamente, el último con Freddie Mercury. Tras las muerte de Freddie en 1991, los demás miembros del grupo, John Deacon, Roger Taylor y Brian May trabajaron de manera esporádica durante los cuatro años siguientes en un proyecto nuevo con las grabaciones de voz que había dejado Freddie Mercury. Fue un proceso difícil, un enorme reto en muchos aspectos, totalmente inédito en términos de angustia personal, pero cuando Made In Heaven salió a la venta resultó evidente que era uno de los trabajos mejores y más completos de Queen. El título de Made In Heaven viene de una de las canciones en solitario de Freddie de 1985 que el grupo volvió a retomar.

El álbum fue grabado en los estudios Mountain en Montreux, Suiza, y fue co-producido por Queen y por el ingeniero de sonido David Richards, asistido por Justin Shirley-Smith y Joshua J.Macrae.

Aunque los médicos avisaron a Freddie en 1989 que no le quedaba mucho tiempo de vida para terminar el proyecto, durante ese año, él y el grupo trabajaron duro en el disco The Miracle. De hecho, terminó este proyecto y el siguiente, Innuendo, en 1991. Su salud y sus condiciones físicas estaban seriamente deterioradas al final de las sesiones de la grabación de Innuendo. A pesar de las innumerables dificultades, Freddie estaba totalmente centrado en las grabaciones, determinado a grabar más y más voces hasta que le resultara imposible. Era su deseo que, siempre que fuera posible, todo siguiera su curso normal, sobre todo en lo que al trabajo se refería. Así, él y el grupo dedicaron mucho tiempo a grabar todo lo que podían. La primera parte de 1991 fue un intenso periodo inédito de grabaciones en la carrera del grupo, marcado por el deseo de Freddie y su salud cada vez más debilitada.

Brian May: “Cuando grabamos estos temas, habíamos tenido nuestras conversaciones y sabíamos que estábamos yendo contra-reloj. Queríamos aprovechar la presencia de Freddie al máximo. Básicamente, vivíamos en el estudio, esperando una llamada de Freddie ‘Puedo venir y cantar unas horas’. Nos decía ‘Haced que cante lo que sea, escribid lo que sea y lo cantaré. Os daré TODO lo que pueda. Os quiero dejar el máximo material posible.”.

Roger Taylor: “Freddie sabía que sus días estaban contados, y quería trabajar y seguir haciendo lo máximo. Pensaba que era la mejor manera de animarse espiritualmente, y quería dejar lo máximo posible. Desde luego estábamos de acuerdo, y le apoyamos hasta el final”.

“Con The Miracle no se sentía muy bien, pero no estaba tan enfermo. Y fue un gran esfuerzo, tardamos bastante en grabar el disco. Pero con Innuendo, no se sentía nada bien. Creo que hay interpretaciones muy potentes en este disco. Me parece un álbum muy sólido de principio a fin. Es muy emocionante.”

Nadie sabía cuándo Freddie podría volver para grabar nuevas sesiones, ni siquiera si volvería, ni qué sesión sería la última. Todo el proceso de grabación de este último álbum dependía en gran parte en “la voluntad de los dioses” como cantó Freddie en una de sus grandes canciones (“in the laps of the gods”).

A pesar de sus enormes dificultades personales Freddie supo encontrar de algún modo la fuerza necesaria para reunir algunas de las interpretaciones vocales más extraordinarias de toda su carrera, sacando de lo más hondo de su ser una profundidad y un espíritu inédito hasta la fecha. Es como si hubiera encontrado una nueva dimensión en su voz y dejaba algo de su alma en cada nota.

Como contó Brian May, Fredddie podía a duras penas tenerse en pie durante las últimas sesiones; cada hora que pasaba en los Estudios Mountain suponía un esfuerzo sobrehumano y sin embargo nada de eso se percibe en el disco. Parece mentira que la magnífica voz que suena en canciones como A Winter’s Tale, You Don’t Fool Me y Mother Live es la de una persona físicamente tan débil como Freddie estaba en ese momento. Muchos opinan que estas interpretaciones (y las de Innuendo) no sólo son extraordinarias, sino también las mejores y más emocionantes de la carrera de Freddie. Freddie comentaría más tarde que estaba muy agradecido por el hecho de que su voz no padeciera el deterioro físico que hacía mella en el resto de su cuerpo. Nadie discute que una de las mejores y más prodigiosas voces del rock suena como nunca en este álbum.

Brian May: “Curiosamente, todo esto era bastante alegre. Suena raro y la gente me va a odiar por decir esto, pero sé que Freddie lo pasó muy bien en esos últimos momentos. Era duro, pero había mucha alegría en estas grabaciones. Freddie nos mantuvo siempre de buen humor. Estaba siempre con muy buen ánimo en el estudio de grabación, siempre lleno de ideas, de entusiasmo y de pasión”.

Roger: “Creo que lo último que Freddie quería era llamar la atención sobre su debilidad o su fragilidad (que ya eran de por sí muy evidentes). No quería dar pena ni nada por el estilo, era tremendamente valiente con toda la situación”.

Brian: “Creo que en el fondo, estaba esperando un milagro. Creo que todos lo esperábamos. Creo que es así, ¿no? Nunca pierdes la esperanza y Freddie era así. No lo he visto nunca abatido, nunca jamás. Siempre lo asumía todo. Y lo pasamos realmente bien, hubo momentos divertidos. Estábamos muy centrados y muy unidos como grupo. Creo que todos éramos muy conscientes del extraordinario valor de esos momentos”.

Tristemente, llegó el momento inevitable en el que Freddie ya no pudo ni siquiera trabajar. Ya había grabado sus sesiones finales y no volvió por el estudio. Las últimas grabaciones de Freddie estaban listas para que el resto del grupo aportara su magia colectiva cuando pudieran, cuando tuvieran fuerzas para abordarlo. Ahora, siguiendo instrucciones muy estrictas de Freddie, era el turno de John, Brian y Roger para terminar las canciones y el álbum sin su querido amigo.

Además del material nuevo, Made In Heaven también contiene temas de la carrera en solitario de Freddie, pero totalmente cambiados, reconstruidos para tener el distintivo sonido de Queen con técnicas de producción muy propias de Queen.

La portada del álbum de Queen y Richard Gray, es una foto de la enorme estatua de Freddie Mercury con el brazo en alto (esculpida por Irena Sedlecka) sobre el Lago Ginebra, en Suiza, en un precioso amanecer. En este sitio que tanto le inspiró e influenció Freddie compuso y grabó su última canción. La contraportada es la misma foto pero al atardecer.

La estatua es ahora un punto de interés cerca del lago, con Freddie de pie, guardián de un paisaje extraordinario para todos los que vienen a visitarle. Su efigie es tan imponente como lo era él sobre el escenario y es ahora una importante atracción turística. El inimitable líder de Queen, de pie, con la mirada puesta en una vista extraordinaria (descrita con exactitud en sus últimas letras), ante el mismo paisaje que él mismo disfrutó tantas veces y al que rindió homenaje en uno de sus últimos temas, A Winter’s Tale: ¡cisnes flotando, gaviotas volando, una luna de seda en el cielo, imponentes montañas, tranquilo y en calma, un algo mágico en el aire, una vista realmente magnífica, ¡un lugar extraordinario!

El álbum empieza con It’s A Beautiful Day, una canción elegante únicamente con Freddie al piano y su voz, que venía de las sesiones de grabación del disco The Game, de principios de 1980.

El siguiente es un tema del primer álbum en solitario de Freddie de 1985: Made In Heaven, el tema que daría título al álbum. De hecho, Made In Heaven iba a ser el título del primer álbum en solitario de Freddie, pero al final, este se llamó Mr. Bad Guy. Esta versión de Queen tiene más arreglos que el original y es mucho más dramática.

Let Me Live, tema con influencias gospel viene después, la voz de Freddie literalmente causa escalofríos. En uno de los temas más emotivos de Queen, uno muy querido por los fans, Freddie interpreta la conmovedora letra con verdadera pasión y dejando interpretación inolvidable. Una forma primitiva de esta canción se puede encontrar en las sesiones de Munich en 1981 realizada para el álbum Hot Space y muy distinta a esta con sus extravagantes arreglos. Let Me Live es la primera canción de Queen cantada por Freddie, Brian y Roger.

Mother Love, con su sonido etéreo escrito por Freddie y Brian es el último tema que grabó Freddie. Con una emocionante interpretación de Freddie, esta canción es exquisita a todos los niveles, desde la primera a la última nota. También es la única canción que Freddie no pudo terminar. Por eso Brian canta, con la misma emoción, la última estrofa. Esta canción tiene un extraño final con breves fragmentos de otras canciones de Queen: el primer éxito, Seven Seas of Rhye (1974), la versión de Freddie de Goin’ Back (publicada bajo el seudónimo de Larry Lurex en 1973), y un extracto de uno de los conciertos de Wembley Stadium en Julio 1986. La canción termina de repente con el llanto de un bebe, empieza una nueva vida y la canción termina. Brian May: “Fred, como siempre dijo en algún momento ‘¡No, no, no! No es lo suficientemente bueno. Tengo que subir más, tengo que entregarme más, darle más poderío. Entonces se tomó un par de vodkas, se levantó, y fue a por ello. En algún momento de Mother Love se nota claramente cómo consigue alcanzar notas altísimas. Y hablamos de un hombre al que le costaba tenerse en pie, con dolores increíbles, muy débil. Estaba en los huesos, pero cantaba de manera prodigiosa, con una voluntad infinita”.

“Lo último que hice con Freddie fue esta canción, Mother Love. Nunca la terminamos. Nunca volvió para grabar la última estrofa, pero incluso hacia el final, cuando ya no podía levantarse sin ayuda, seguía entregándose totalmente. En esta canción se escucha el increíble poderío de voz y la pasión con la que Freddie lo abordaba todo. La fuimos grabando sobre la marcha, yo escribía en un papel, Freddie lo cogía y decía: ‘grabad, grabad, voy a cantar esto’. Él sabía que quizás sería la última vez que cantaría, y desgraciadamente, esta vez así fue”.

El siguiente tema, My Life has Been Saved, una canción originalmente grabada en 1989, durante las sesiones del álbum The Miracle y utilizada como cara B del sencillo Scandal. Aquí, los arreglos han cambiado, pero la voz de Freddie y el piano son los mismos. I Was Born To Love You es otro de los temas que estaba incluido en el primer disco en solitario de Freddie. Esta versión trabajada de nuevo para este álbum, con más guitarras que en el original que era más bailable (fue el segundo sencillo de Freddie, publicado en 1985, alcanzó el número 11 de la lista de ventas inglesa, promocionado por un atrevido video-clip.

El primer sencillo de este álbum fue Heaven For everyone, una tema compuesto por Roger, y grabado por su segundo grupo ocasional, The Cross, para su álbum debut de 1988. En la versión del álbum Freddie cantaba la voz principal como artista invitado, mientras que en el sencillo Roger cantaba esta parte, pero para esta nueva versión, Queen grabaron nuevas instrumentaciones y añadieron coros. La canción sigue siendo tranquila, pero como todos los temas de Queen, gana enteros cuando el grupo trabaja como uno solo.

Too Much Love Will Kill You fue escrita por Brian con la ayuda de sus amigos Frank Musker y Elizabeth Lamers, y en un principio iba a ser incluida en el álbum The Miracle, en 1989. Debido a problemas editoriales no pudo ser incluida finalmente, pero en cambio sí estuvo en el primer disco en solitario de Brian May tres años más tarde, Back To The Light. La canción fue publicada como sencillo y alcanzó el puesto Nº5 de la lista de ventas inglesa, el mayor éxito de Brian en solitario. Su autor recibiría más tarde un premio Ivor Novello y la interpretó en el Concierto Tributo a Freddie Mercury el 20 de Abril de 1992. Esta versión es distinta a la original, pero contiene evidentemente toda la intensidad y el poder de las interpretaciones de Freddie.

La canción siguiente es You Don’t Fool Me, un tema bailable y animado basado en el bajo y los teclados y completada con diferentes partes de voces de Freddie. Hacia la mitad del tema se escucha un desgarrador solo de guitarra, en otro alarde mágico de esa guitarra hecha a mano.

El último tema que compuso Freddie es el tierno A Winter’s Tale, un tema que sale directamente del corazón. Aquí, cual mago, Freddie hace trucos con las palabras para expresar en una canción su visión particular de su querida Montreux, el sitio donde eligió vivir sus últimos años. Esta grabación es realmente excepcional y muy querida por los fans. Toda la banda da al tema una sensación onírica y la excelente interpretación vocal de Freddie elimina cualquier huella de enfermedad. Es una llamativa interpretación sólo correspondida por un solo de guitarra que parece enviado directamente al cielo.

El álbum termina como empezó, con una nueva versión de It’s a Beautiful Day. Esta emocionante versión incluye trozos del primer éxito de Queen, Seven Seas Of Rhye, de 1974. Como todo el material de este álbum que llegó demasiado tarde para poder ser interpretado en concierto, esta versión suena inconfundiblemente a Queen en directo. Mucho material de Made in Heaven y los anteriores The Miracle e Innuendo era perfecto para ser interpretado en directo pero desgraciadamente es algo que nunca ocurrió.

El disco Made In Heaven fue publicado el 6 de Noviembre de 1995 y fue promocionado como “El emocionante último álbum”. De manera muy significativa, John, Brian y Roger firmaron los créditos finales con “Dedicado al espíritu eterno de Freddie Mercury”. Aunque grabar sin su querido amigo y cantante resultó la mayor parte del tiempo muy difícil (y además varios miembros del grupo seguían grabando cada uno por su lado para sus proyectos en solitario), el álbum fue enseguida muy popular entre los fans, y se convirtió en su mayor éxito hasta la fecha.

Made In Heaven fue enseguida Nº1 en Inglaterra, Austria, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Italia, Holanda, Nueva Zelanda, Polonia, Portugal, Suecia, Suiza y España. Fue Top 10 en Japón y muchos otros países del mundo, consiguiendo varios discos de platino por sus ventas que en total superaron los 20 millones de ejemplares.

Funcionó menos en EE.UU. donde solo alcanzó el Nº58 (disco de oro) tras su lanzamiento el 7 de Noviembre de 1995.

Brian: “Fue un viaje largo y un trabajo mucho más complicado de lo que gente piensa. La idea era hacer un álbum que sonara como cuatro tíos en un estudio. Sabíamos que si lográbamos hacer eso, nadie iba a cuestionar nada. Empezamos con borradores de grabaciones. Fue un trabajo enorme, dos años de mi vida intentando encontrar una manera de desarrollar las canciones, pero a la vez utilizando lo poco – o lo mucho, pero era limitado- que nos había dejado Freddie. A veces había una toma vocal completa, otras solo tres o cuatro frases. Fue una labor de amor para mí, a veces trabajando una noche entera en un solo verso”.

Para la edición en CD del álbum, se añadió un tema secreto de 20 minutos, que ni tenía título ni aparecía en créditos. Conocido como el “Tema 13”, esta misteriosa pieza instrumental de ambiente fue principalmente creada por el productor David Richards, con participación de Brian y Roger, y termina de manera inquietante con la voz de Freddie grabada durante un receso de la grabación. Se oye implemente “Fab!” ( ¡genial! ), y de esta manera tan apropiada termina uno de los álbumes de Queen más majestuoso y alabado por la crítica.

Coincidiendo con el lanzamiento del álbum, se publicó también un documental titulado Champions Of The World que retrataba el recorrido de la banda, desde los primeros días hasta este proyecto final. Hasta la fecha, Queen habían vendido dos millones de cintas de vídeo, eran el artista con las mayores ventas de vídeos musicales de todos los tiempos, y este era el documental definitivo de unas dos horas de duración, y con material totalmente inédito. El documental presenta varios momentos importantes en la carrera de Queen, así como la música, los conciertos, los videos, y la influencia de Queen en otros artistas.

Por estas fechas, el grupo y el British Film Institute cerraron un acuerdo muy novedoso para producir ocho cortos (por un coste de 500.000 libras) para ilustrar el contenido de las canciones de Made in Heaven. Brian May “Nos enteramos que el BFI no tenía fondos para ayudar a algunos de sus directores jóvenes a empezar. Pensamos que podríamos solucionar varios problemas de golpe. Les daríamos dinero y a cambio podían elegir a qué causa dar ese dinero y hacer los vídeos que ellos quisieran para ilustrar la música”.

Por primera vez, el grupo dio carta blanca a varios directores, sin inmiscuirse en el proceso creativo, dejando a los BFI y los directores la decisión final sobre lo consideraran mejor para representar su música. El resultado fueron ocho vídeos muy distintos entre sí, perfectos para promocionar el álbum y cada uno de los sencillos. Estos vídeos fueron publicados en VHS como Made In Heaven -The Films, en Noviembre 1996 y en DVD en 2003.

El primer sencillo, publicado dos semanas antes del álbum era una versión de Heaven For Everyone. Publicado en Inglaterra el 23 de Octubre de 1995, el disco entró en la lista de venta al Nº2 y fue disco de plata. Fue un enorme éxito en el mundo también, siendo Top 10 en 24 países (y Nº1 en 12 de ellos). Acoplado a la poco conocida Soul Brother de 1981 fue el segundo sencillo publicado en EE.UU. Por primera vez, un sencillo de Queen no se publicaba en vinilo, sino en dos ediciones en CD y una en casete. Uno de los temas que se incluía los CDs era una mezcla distinta de A Beautiful Day. Dos vídeos fueron realizados para promocionar esta canción; uno obra de David Mallet, usando extractos de películas antiguas, y el otro de Simon Pummell, una cautivadora pieza titulada Evolution, dentro del proyecto de BFI.

El siguiente single publicado en Inglaterra fue A Winter’s Tale, con Thank God It’s Christmas de cara B y un tema en directo titulado Rock In Rio Blues. Publicado el 11 de Diciembre alcanzó el Nº6 en lista de ventas en Inglaterra y fue top 30 en los demás países, especialmente en Europa. Se realizaron dos vídeos; el primero dirigido por los Torpedo Twins presentaba la letra de la canción escrita a mano por Freddie con imágenes imágenes de invierno superpuestas, fotos e imágenes del grupo; y el segundo, titulado Oustide In, fue realizado por Chris Rodley, dentro del proyecto de BFI.

El tercer single publicado en Inglaterra y otros territorios de Europa (y primer sencillo de este álbum para EE.UU., con Rock In Rio Blues como cara B) fue Too Much Love Will Kill You. Publicado el 26 de Febrero de 1996, con una versión en vinilo rosa y acoplado a los clásicos We Will Rock You y We are The Champions, sólo alcanzó el puesto número 15. Evidentemente, con la ausencia de Freddie, el asunto de los videos promocionales era un tema muy delicado, así como en los casos anteriores, el nuevo video fue realizado por los Torpedo Twins – del proyecto BFI – y el otro, Heart-Ache fur dirigido por Simmon Pummel.

El 17 de Junio de 1996 fue publicado en Europa y Mexico el cuarto sencillo, Let Me Live (acoplado con Fat Bottomed Girls y Bicycle Race). En Inglaterra, alcanzó el Nº9, y fue lanzado también como un coleccionable de vinilo ilustrado. Sólo se hizo un vídeo para este tema, Return Trip de Bernard Rudden del proyecto BFI. You don’t Fool Me es último sencillo de Made in Heaven en EEUU, Inglaterra y Europa. Publicado el 18 de Noviembre de 1996 (también en vinilo de plata de 12 pulgadas), alcanzó el Nº17 en listas de ventas. Llegó al Nº1 en Italia y fue top 30 en muchos países de Europa, todo un gran éxito. Las distintas ediciones del sencillo contenían, según los países, distintas remezclas del tema así como la versión del álbum. El vídeo promocional fue realizado por Mark Szaszy dentro del proyecto BFI.

En Febrero de 1996 fue publicado sólo en Japón el CD single I Was Born To Love you, y fue utilizado en el anuncio de la cerveza Kirin. En 2004, fue utilizado como sintonía de la serie televisiva japonesa Pride y su relanzamiento para la ocasión lo llevó al Nº1 de la lista de ventas.

VÍDEO | Así se hizo el álbum:

Kredito24

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*