Cinco caras de Freddie Mercury

Historias de su relación con la música, los amigos, los animales, el sexo y los negocios.

El cantante de Queen fue mucho más que un icono de la historia del rock. A lo largo de su carrera fue una figura central y controvertida de la escena pero desde su muerte, más de veinticinco años atrás, su música fue revalorizada y sus canciones se convirtieron en clásicos que suenan a todas horas en las radios del mundo y que inspiraron a miles de artistas. Dueño de una voz inigualable, aportó variedad de estilos al rock y reformuló la idea del frontman masculino. Nació en Zanzibar con el nombre de Farrokh Bulsara (su pasaporte sin embargo decía Frederick Bulsara). Trabajó incansablemente hasta el final y un día después de revelar públicamente su enfermedad, falleció en Londres a causa de una bronconeumonía complicada por el SIDA el 24 de noviembre de 1991. Como toda figura central, tuvo contradicciones y como toda estrella de rock, sus caprichos. Su relación con el mundo fue especial y por lo tanto, lo fue su legado.

1. Freddie y sus negocios. En 1990 Queen cambió de sello discográfico. Dejó la multinacional EMI y en lo que parecía ser una movida suicida, se fue al naciente Hollywood Records, un sello fundado apenas dos años antes por Michael Eisner con el objetivo de ampliar los negocios de Disney. Según la biógrafa de Mercury, Lesley-Ann Jones, los abogados del sello tenían el dato de la enfermedad del cantante, aunque no sabían de la gravedad. El acuerdo incluía la distribución de todos los discos y las ediciones en el futuro. La muerte de Freddie Mercury en 1991 hizo que el acuerdo con Queen fuese el más exitoso de la historia para Hollywood Records (no pegaron otro hit hasta la aparición de Hilary Duff en 2003). A partir de entonces, se multiplicaron la venta de sus discos y la edición de compilados de grandes éxitos. En 1992 licenciaron el tema “Bohemian Rhapsody” para la película “Wayne’s World” y entonces el éxito fue imparable.

2. Freddie y sus amigos. Fue muy cercano a Michael Jackson y hasta pudo ser parte del disco “Thriller”. Entre 1982 y 1984 se cruzaron varias veces en diferentes estudios para hacer cosas juntos. Mercury aseguró que Jackson no llegaba a entender su humor inglés. Juntos grabaron dos canciones en el sótano de Neverland destinadas al siguiente disco de Jackson. Los temas “There Must Be More To Life Than This” y “State Of shock” quedaron realmente bien y en esas mismas sesiones Freddie habría deslizado la idea de separarse de Queen. Ante cada error en el estudio, se llamaban mutuamente “Bad guy” (chico malo). Sin embargo ninguno usó esas versiones. Jackson reemplazó a Mercury por Mick Jagger y Freddie usó el tema “There Must Be More To Life Than This” sin la voz de su amigo.

Con David Bowie, en cambio, la relación era más normal: cuando el Duque Blanco se encontró con Queen en Suiza, fueron a trabajar al estudio que la banda tenía en Montreux. Allí trabajaron el tema “Under Pressure” que se convirtió en uno de los mayores éxitos del grupo. Con Elton John, la unión era para salir de fiesta. Podían pasar días enteros así.

Freddie y la música. Pocos años después de empezar con Queen, sintió que la banda no tenía futuro y propuso separarse. A pesar de que el éxito fue llegando poco a poco, jamás llegó a sentirse un músico completo y se resistía a tocar el piano en vivo. Más tarde prefirió dejar el piano de lado para apostar por su actuación sobre el escenario como un vocalista capaz de moverse de un lado a otro. El uso del micrófono sin pie -que se convirtió en una marca de sus shows- fue accidental: en un concierto el soporte se rompió y Mercury quedó encantado con el efecto, hasta tal punto de usarlo así desde entonces. Su consagración fue en el show del Live Aid de 1985. “Todos estuvimos muy bien, pero en ese show Freddie pasó a otro nivel” dijo Brian May.

4. Freddie y los animales. Su primer disco solista “Mr. Bud Guy” (¿una referencia a los días en que trabajó con Michael Jackson?) estaba dedicado a los amantes de los gatos. Su pasión por estos animales era tal que su casa estaba llena. Más de una vez llamaba a su casa para saber cómo estaban, le pedía a su antigua novia que levantara el teléfono para que ellos lo escucharan y se llevaba fotos de sus gatos de viaje. Inmortalizó a uno de sus favoritos, llamado Delilah en el disco de Queen “Innuendo”.

5  Freddie y su sexualidad. Una biografía llamada “Somebody to love: the Life, Death & Legacy of Freddie Mercury”, asegura que la homosexualidad de Mercury era un tema que ocultó durante años, incluso puertas adentro de la banda. Cuando contrataron a John Reid como mánager, éste preguntó: “Es gay, verdad?”. “No. -le dijeron- Tiene una novia y vive con ella”. Reid sabía que esa pantalla era de lo más normal, así que organizó un almuerzo con el cantante para conocerlo mejor. Allí le que sacó el tema de conversación y logró arrancarle la confesión a Mercury, que se sintió aliviado de poder hablar con alguien. El músico mantuvo el secreto durante años a todo su entorno.

Santa Lucia

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*