Freddie Mercury antes de Freddie Mercury

¿Qué pasa si te dijéramos que en algún lugar del mundo hubo otro Freddie Mercury pero que nunca logró triunfar de la forma que éste último lo hizo?

Sabemos la leyenda del gran Mercury, su música es conocida por todos y no solamente en el Reino Unido, ya que sus éxitos fueron capaces de traspasar las barreras de lo inigualable y por eso se convirtió en un ídolo amado y respetado por todos los adeptos al género del rock de los años 80. Pero, ¿te interesa conocer la historia de este Freddie que nunca llegó a la fama y que creció en otro lugar del mundo lejos del estrellato?

Ni su verdadero nombre fue Freddie Mercury, ni llegó al mundo en Reino Unido, el país que le vio triunfar. Se llamaba Farrokh Bulsara y nació el 5 de septiembre de 1946 en la isla de Zanzíbar (Tanzania), situada en la costa este de África y famosa por su producción de especias. Figura provocadora, versátil y carismática como pocas, su fallecimiento el 24 de noviembre de 1991 conmocionó al mundo de la música.

Farrokh era un niño extraordinariamente guapo, tímido y muy apegado a su madre y a su hermana pequeña Kashmira, que había nacido en 1952. Sus padres, Jer y Bomi Bulsara, formaban un matrimonio de origen persa devoto del profeta Zoroastro, y decidieron enviar al niño a la India para que recibiera una buena educación. Allí quedó al cuidado de sus tíos y fue matriculado en la St. Peter’s School, institución de enseñanza británica situada en Panchgani, a unas cincuenta millas de Bombay.

Muy interesado por los deportes, el joven Bulsara mostró buenas maneras como boxeador, aunque después que su madre le animara a colgar los guantes porque resultaba una práctica demasiado violenta, cambió el ring por la mesa de ping pong, y a los diez años ya era campeón escolar de la disciplina.

Como también en aquellos años de la infancia comenzó a despertar su afición por la música, tomó clases de piano e ingresó en el coro de la escuela. Convencido de sus tempranas habilidades musicales, fue el propio director del St. Peter’s quien recomendó a los padres del joven que iniciara los estudios de piano. Durante este periodo de formación, el inquieto Farrokh también empezó a demostrar ciertas aptitudes escénicas y participó en varias obras de teatro colegiales.

Nace Queen

Freddie insistió en renombrar a la banda y suya fue la idea de bautizarla como Queen. Al mismo tiempo, cambió su apellido artístico y se convirtió desde ese momento en Freddie Mercury. Tras las innovaciones, el trío probó con varios bajistas hasta que en 1971 se incorporó a la formación un personaje tranquilo y sosegado, John Deacon.

 

Kredito24

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*